Este artículo se vuelve a publicar aquí con permiso de La Prensa Asociada. Este contenido se comparte aquí porque el tema puede interesar a los lectores de Snopes; sin embargo, no representa el trabajo de los verificadores de hechos o editores de Snopes.

MINNEAPOLIS (AP) – Un espeso humo se cernía sobre Minneapolis el viernes, horas después de que los manifestantes vitoreaban una estación de policía que los oficiales abandonaron cuando una tercera noche de violentas protestas estallaron por la muerte de George Floyd, un hombre negro esposado que suplicaba por aire como blanco El oficial de policía se arrodilló sobre su cuello.

La policía evacuó la tercera estación del distrito electoral, el foco de muchas de las protestas, la noche del jueves para proteger a los empleados, dijo un portavoz. El video en vivo mostró a los manifestantes entrando al edificio, donde los incendios intencionalmente activaron alarmas de humo y rociadores. El presidente Donald Trump amenazó con actuar, provocando una advertencia de Twitter para “glorificar la violencia”.

Decenas de incendios también se produjeron en las cercanías de St. Paul, donde casi 200 empresas fueron dañadas o saqueadas. Las protestas se extendieron por todo Estados Unidos, alimentadas por la indignación por la muerte de Floyd y los años de violencia contra los afroamericanos a manos de la policía. Los manifestantes se enfrentaron con los oficiales en Nueva York y bloquearon el tráfico en Columbus, Ohio y Denver.

Trump amenazó con poner a Minneapolis “bajo control”, llamando a los manifestantes “matones” y tuiteando que “cuando comienza el saqueo, comienzan los disparos”. El tweet recibió otra advertencia de Twitter, que decía que el comentario violaba las reglas de la plataforma, pero la compañía no lo eliminó.

Trump también criticó la “falta total de liderazgo” en Minneapolis.

El alcalde de Minneapolis, visiblemente cansado y frustrado, Jacob Frey hizo su primera aparición pública de la noche del viernes en el ayuntamiento y asumió la responsabilidad de evacuar el recinto, diciendo que se había vuelto demasiado peligroso para los oficiales. Mientras Frey continuaba, un periodista cruzó en voz alta con una pregunta: “¿Cuál es el plan aquí?”

“¿Con respecto a?” Frey respondió. Luego agregó: “En este momento hay mucho dolor y enojo en nuestra ciudad. Entiendo que … Lo que hemos visto en las últimas horas y las últimas dos noches aquí en términos de saqueo es inaceptable “.

Defendió la falta de compromiso de la ciudad con los saqueadores, solo un puñado de arrestos durante las dos primeras noches de violencia, y dijo: “Estamos haciendo absolutamente todo lo posible para mantener la paz”. Dijo que los miembros de la Guardia Nacional estaban estacionados en lugares para ayudar a detener el saqueo, incluso en bancos, supermercados y farmacias.

La Patrulla Estatal de Minnesota arrestó a un equipo de televisión de CNN la madrugada del viernes cuando los periodistas informaron sobre los disturbios. Mientras vivía en el aire, el reportero de CNN, Omar Jiménez, fue esposado y se lo llevaron. Un productor y un reportero gráfico de CNN también fueron llevados esposados.

La Patrulla Estatal de Minnesota dijo que los periodistas se encontraban entre las cuatro personas arrestadas porque los soldados estaban “limpiando las calles y restableciendo el orden”, y fueron liberados después de que se confirmó que eran miembros de los medios. CNN dijo en Twitter que los arrestos fueron “una clara violación de sus derechos de la Primera Enmienda”.

Los bomberos trabajaron el viernes para contener una serie de incendios cuando las tropas de la Guardia Nacional bloquearon el acceso a las calles donde los negocios habían sido dañados. Marcharon lado a lado y bloque por bloque a medida que expandían un perímetro alrededor de un área muy dañada.

Las protestas estallaron por primera vez el martes, un día después de la muerte de Floyd en un enfrentamiento con la policía capturado en un video ciudadano ampliamente visto. En el video, se puede ver a Floyd suplicando mientras el oficial Derek Chauvin presiona su rodilla contra él. A medida que pasan los minutos, Floyd deja de hablar y moverse lentamente.

El gobernador Tim Walz activó la Guardia Nacional a pedido del alcalde de Minneapolis. La Guardia tuiteó minutos después de que se quemó el recinto que había activado a más de 500 soldados en el área metropolitana. Una docena de miembros de la Guardia, armados con rifles de asalto, bloquearon una calle el viernes por la mañana cerca de una tienda Target que ha sufrido graves daños por saqueadores.

La Guardia dijo que un “objetivo clave” era asegurarse de que los bomberos pudieran responder a las llamadas, y dijo en un tuit de seguimiento que los soldados ayudarían al Departamento de Bomberos de Minneapolis. Pero no se hizo ningún movimiento para apagar el tercer incendio del Recinto. El jefe de bomberos asistente, Bryan Tyner, dijo que los bomberos no podían responder con seguridad a los incendios en la estación del recinto y algunos edificios circundantes.

Más temprano el jueves, docenas de empresas en las Ciudades Gemelas cerraron sus ventanas y puertas en un esfuerzo por evitar el saqueo, y Target, con sede en Minneapolis, anunció que cerraría temporalmente dos docenas de tiendas en el área. Minneapolis cerró casi todo su sistema de tren ligero y todos los servicios de autobuses hasta el domingo por motivos de seguridad.

Para el jueves por la noche, cientos de manifestantes regresaron al vecindario de Minneapolis en el centro de la violencia. Los manifestantes llevaron maniquíes de ropa de un Target saqueado y los arrojaron a un auto en llamas.

En otras partes de Minneapolis, miles de manifestantes pacíficos marcharon por las calles pidiendo justicia. Los líderes locales instaron repetidamente a los manifestantes a evitar la violencia.

“Por favor, quédate en casa. Por favor no vengas aquí para protestar. Por favor, manténgase enfocado en George Floyd, en avanzar nuestro movimiento y en evitar que esto vuelva a suceder ”, tuiteó el alcalde de St. Paul, Melvin Carter, quien es negro.

Erika Atson, de 20 años, se encontraba entre las miles de personas que se reunieron frente a las oficinas del gobierno en el centro de Minneapolis, donde los organizadores habían pedido una protesta pacífica. Muchos manifestantes usaron máscaras debido a la pandemia de coronavirus, pero hubo pocos intentos de distanciamiento social.

Atson, que es negra, describió haber visto a sus hermanos de 14 y 11 años abordados por la policía de Minneapolis hace años porque los oficiales presumieron erróneamente que los niños tenían armas. Dijo que había estado en “todas y cada una de las protestas” desde la muerte de Floyd y que estaba preocupada por criar niños que pudieran ser vulnerables en los encuentros policiales.

“No queremos estar aquí luchando contra nadie. No queremos que nadie salga lastimado. No queremos causar ningún daño “, dijo. “Solo queremos que el oficial de policía rinda cuentas”.

El grupo marchó pacíficamente durante tres horas antes de que estallara otra confrontación con la policía, aunque los detalles eran escasos.

Después de llamar a la Guardia el jueves, Walz instó a cambios generalizados a raíz de la muerte de Floyd.

“Es hora de reconstruir. Reconstruir la ciudad, reconstruir nuestro sistema de justicia y reconstruir la relación entre las fuerzas del orden y aquellos a quienes deben proteger “, dijo Walz.

Entre las víctimas de las protestas: un edificio de seis pisos en construcción que proporcionaría cerca de 200 apartamentos de viviendas asequibles.

“Estamos quemando nuestro propio vecindario”, dijo una angustiada Deona Brown, una mujer de 24 años de pie con un amigo fuera de la estación del recinto, donde un pequeño grupo de manifestantes gritaba a una docena de policías con cara de piedra. en equipo antidisturbios. “Aquí es donde vivimos, donde compramos y lo destruyeron”.

“Lo que hizo ese policía estuvo mal, pero ahora tengo miedo”, dijo Brown.

Otros en la multitud vieron algo diferente en los restos.

Los manifestantes destruyeron propiedades “porque el sistema está roto”, dijo un joven que se identificó solo por su apodo, Cash, y que dijo que había estado en las calles durante la violencia. Descartó la idea de que la destrucción dañaría a los residentes del vecindario en gran parte negro.

“Nos están haciendo dinero”, dijo enojado sobre los dueños de las tiendas destruidas. Se rió cuando se le preguntó si se había unido al saqueo o la violencia. “No rompí nada”.

En la ciudad de Nueva York, los manifestantes desafiaron la prohibición de coronavirus de Nueva York en reuniones públicas el jueves, chocando con la policía, mientras que los manifestantes bloquearon el tráfico en el centro de Denver y el centro de Columbus. Un día antes, los manifestantes habían salido a las calles en Los Ángeles y Memphis.

En Louisville, Kentucky, la policía confirmó que al menos siete personas habían recibido disparos el jueves por la noche cuando los manifestantes exigieron justicia para Breonna Taylor, una mujer negra que fue asesinada a tiros por la policía en su casa en marzo.

La ira por el asesinato se extendió a África, donde el jefe de la Comisión de la Unión Africana rechazó el viernes “las prácticas discriminatorias continuas contra los ciudadanos negros de los Estados Unidos”. En una serie de tuits, Moussa Faki Mahamat instó a la “eliminación total” de todas las formas de racismo en los Estados Unidos.

En Mississippi, el alcalde de la comunidad de Petal resistió los llamados a renunciar luego de sus comentarios sobre la muerte de Floyd. Hal Marx, un republicano, preguntó en Twitter: “¿Por qué en el mundo alguien elegiría convertirse en un oficial de policía en nuestra sociedad hoy?” En un tuit de seguimiento, dijo que “no vio nada irrazonable”.

El jueves, la ciudad publicó una transcripción de la llamada al 911 que llevó a la policía a la tienda de comestibles donde Floyd fue arrestado. La persona que llamó describió a alguien que pagaba con una factura falsificada, con los trabajadores apresurándose afuera para encontrar al hombre sentado en una camioneta. La persona que llamó describió al hombre como “terriblemente borracho” y dijo que “no tenía control de sí mismo”.

Cuando el operador del 911 le preguntó si el hombre estaba “bajo la influencia de algo”, la persona que llamó dijo: “Algo así, sí. No está actuando bien “. La policía dijo que Floyd coincidió con la descripción de la persona que llamó al sospechoso.

Las autoridades estatales y federales están investigando la muerte de Floyd.

Chauvin, el oficial que se arrodilló en el cuello de Floyd, fue despedido el martes, junto con otros tres oficiales involucrados en el arresto.

By Ignacio

Ignacio Pereti es un reconocido periodista y escritor en proceso de aprendizaje continuo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.