WASHINGTON (AP) – Scott Nichols, un artista de globos, viajaba a su casa en su scooter por las protestas que azotaron a Minneapolis el fin de semana pasado cuando fue alcanzado por una bala de goma disparada desde un grupo de policías con equipo antidisturbios.

“Me detuve y levanté las manos, porque no quería que me mataran”, dijo Nichols, de 40 años. “Cualquiera que me conozca sabe que no estaba allí para causar problemas”.

Nichols, quien antes de la pandemia de coronavirus se ganaba la vida actuando en las fiestas de cumpleaños de los niños bajo el nombre artístico “Amazing Scott”, pasó dos días en la cárcel antes de ser liberado por cargos criminales de disturbios y violación de toque de queda.

El presidente Donald Trump ha caracterizado a los enfrentamientos con las fuerzas del orden público después de la muerte de George Floyd bajo las rodillas de un oficial de policía de Minneapolis como matones organizados de izquierda radical que se dedican al terrorismo doméstico, una afirmación repetida por el fiscal general William Barr. Algunos demócratas, incluido el gobernador de Minnesota Tim Walz y el alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, inicialmente intentaron culpar a los infiltrados de extrema derecha del estado por los disturbios antes de rechazar esas declaraciones.

Hay poca evidencia, ya sea cierto.

Associated Press analizó los registros judiciales, el historial de empleo, las publicaciones en las redes sociales y otras fuentes de información para 217 personas arrestadas el fin de semana pasado en Minneapolis y el Distrito de Columbia, dos ciudades en el epicentro de las protestas en los Estados Unidos.

En lugar de agitadores externos, más del 85% de los arrestados por la policía eran residentes locales. De los acusados ​​de delitos como infracciones de toque de queda, disturbios y incumplimiento de la ley, solo unos pocos parecían estar afiliados a grupos organizados.

Los acusados ​​de delitos más graves relacionados con el saqueo y la destrucción de propiedades, como incendios provocados, robos y robos, a menudo tenían antecedentes penales. Pero ellos también eran abrumadoramente residentes locales que se aprovechaban del caos.

Las publicaciones en las redes sociales indican que solo unos pocos de los arrestados son activistas de izquierda, incluido un autodenominado anarquista. Pero otros tenían indicios de estar en la derecha política, incluidos algunos partidarios de Trump.

El presidente ha tratado de retratar a los manifestantes y saqueadores con un pincel amplio como “gente de izquierda radical y mala”, invocando ominosamente el nombre “antifa”, un término general para los militantes de izquierda vinculados más por la creencia que por la estructura organizativa. Trump tuiteó el domingo pasado que planeaba designar a Antifa como una organización terrorista.

“Estos son actos de terror doméstico”, dijo Trump en un discurso en Rose Garden el lunes, momentos antes de que las tropas fuertemente armadas y la policía antidisturbios avanzaran sin previo aviso sobre los manifestantes en gran parte pacíficos al otro lado de la calle de la Casa Blanca.

Barr, encargado de organizar la respuesta policial y militar, activó la Fuerza de Tarea Conjunta contra el Terrorismo del FBI el fin de semana pasado para atacar a los organizadores de protestas.

“La violencia instigada y llevada a cabo por Antifa y otros grupos similares en relación con los disturbios es el terrorismo doméstico y será tratada en consecuencia”, dijo Barr en un comunicado emitido el domingo.

Ha habido actos violentos, incluyendo destrucción de propiedad y robo. Oficiales de policía y manifestantes han resultado gravemente heridos y asesinados. Pero los funcionarios federales encargados de hacer cumplir la ley han ofrecido poca evidencia de que los manifestantes alineados con antifa podrían estar detrás de un movimiento que ha aparecido casi simultáneamente en cientos de ciudades y pueblos en los 50 estados desde la muerte de Floyd.

La AP obtuvo copias de “Notas de Inteligencia” confidenciales diarias distribuidas la semana pasada a las autoridades locales por el Departamento de Seguridad Nacional que repiten, sin citar evidencia, que “oportunistas violentos organizados, incluidos los presuntos extremistas anarquistas, podrían perpetrar cada vez más ataques a las fuerzas del orden en todo el país e infraestructura crítica “.

“Carecemos de informes detallados que indiquen el nivel de organización y planificación de algunos oportunistas violentos y evaluamos que la mayor parte de la violencia hasta la fecha se ha organizado libremente en un nivel visto con brotes generalizados de violencia en protestas legales”, dice la evaluación del lunes.

Al día siguiente, la evaluación señaló “varios informes no corroborados de ladrillos premontados en lugares de protesta planificados en todo el país”.

“Aunque no hemos podido verificar los informes a través de canales oficiales, la puesta en escena de armas improvisadas en eventos planificados es una táctica común utilizada por oportunistas violentos”, dice la evaluación del martes.

Pero las publicaciones en las redes sociales advierten que las pilas de ladrillos que se han dejado en los sitios de protesta en Atlanta, Boston y Los Ángeles han sido desmentidas por funcionarios locales que han explicado que la mampostería estaba abierta antes de las protestas o para su uso en proyectos de construcción.

Nichols, el artista del globo, apenas se ajusta al retrato de un radical.

Recientemente se hizo notar localmente por un conejo globo gigante y otras esculturas exhibidas en su patio delantero para la Pascua. Se rió cuando se le preguntó si tenía algún vínculo con antifa u otros grupos militantes. Un hombre blanco que vive a menos de media milla de donde Floyd fue asesinado el 25 de mayo, Nichols dijo que protestó para apoyar a sus vecinos, muchos de los cuales son negros.

“Fue lo más loco que he visto en mi vida”, dijo. “La ciudad se estaba volviendo loca”.

Nichols dijo que él y un amigo ayudaron a apagar el incendio de un contenedor de basura que estaba cerca de una lavandería. Recuerda haber recibido un mensaje de texto de su madre que decía que Minneapolis había establecido las 8 p.m. toque de queda, pero pensó que se haría cumplir libremente.

“Si hubiera sabido que estar fuera después del toque de queda sería una pena tan severa, nunca lo habría hecho”, dijo Nichols, y agregó que se perdió la graduación de secundaria de su hijo mientras estaba en la cárcel.

Lars Ortiz, un músico clásico de 35 años, dijo que conducía a solo unas cuadras de su casa de Minneapolis el 29 de mayo después de visitar a un amigo que se recuperaba de COVID-19 cuando los oficiales lo sacaron de su automóvil a punta de pistola. Dijo que no había estado al tanto de las 8 p.m. toque de queda promulgado esa noche.

Ortiz y otro amigo en el automóvil con él fueron puestos con restricciones de cierre y obligados a esperar en un autobús durante horas antes de que la policía los llevara a la cárcel, donde pasaría el fin de semana.

“Fue espantoso. Fué confuso. Me sentí violado ”, dijo Ortiz, un violonchelista que se identifica como un mexicano-estadounidense birracial.

Ortiz fue detenido por un motín y violación de toque de queda. Dijo que le dijeron cuando fue liberado de la cárcel el lunes que se retiraron los cargos de disturbios más graves.

El teniente Andy Knotz de la Oficina del Sheriff del Condado de Anoka, cuyos agentes fueron desplegados desde el condado suburbano al norte de Minneapolis a la ciudad para ayudar con los disturbios, dijo que era una “escena caótica” y que Ortiz venía de la dirección de las protestas. . Knotz dijo que Ortiz fue sacado de su automóvil por la Patrulla Estatal de Minnesota, y un agente de Anoka lo llevó a la estación de policía.

“En un caos como ese no se puede determinar quién es legítimo y quién no”, dijo Knotz.

Natalie Cook, de 43 años, blanca, dijo que nunca antes había participado en una protesta, pero que quería estar allí para apoyar y proteger a su hijo de 24 años, que es negro.

“No solo quería ser un aliado para los negros, sino que quería ir a apoyar a mi hijo”, dijo Cook. “Además, tenía miedo de enviarlo solo”.

Cook dijo que marchaban pacíficamente con cerca de 100 manifestantes durante horas cuando la policía comenzó a usar gases lacrimógenos y disparar balas de goma. Mientras intentaban escapar, fueron rociados con pimienta y su hijo fue alcanzado a corta distancia por una bala de goma, dijo. Ambos fueron encarcelados y liberados el lunes, acusados ​​de disturbios y de violar el toque de queda.

Cook dijo que su hijo fue profundamente afectado por la muerte de Floyd y que no se arrepiente de haber salido a hacer oír su voz.

“Mi hijo estaba realmente luchando con eso”, dijo. “No podíamos simplemente sentarnos y mirar”.

AP presentó solicitudes de registros públicos en busca de informes de arrestos y otros documentos que podrían mostrar qué evidencia tienen los agentes de la ley contra Nichols, Ortiz the Cooks y otros arrestados en Minneapolis. Esos registros aún no se han proporcionado.

En Washington, la Policía Metropolitana de DC arrestó al menos a 81 personas el fin de semana pasado, incluidas algunas de hasta 13 años. La mayoría fueron acusadas de infracciones de toque de queda y disturbios por delitos graves, lo que podría resultar en hasta 180 días en prisión y $ 5,000 en multas.

Entre los arrestos de más alto perfil realizados por las autoridades federales en la última semana se encontraba Matthew Lee Rupert. Los fiscales alegan que el hombre de 28 años de Illinois viajó a Minneapolis para participar en disturbios y luego publicó videos en una página de Facebook que lo mostraban saqueando tiendas y repartiendo explosivos.

En un video, Rupert, un delincuente convicto, dice: “¡Venimos a disturbios, muchacho! ¡Para esto vinimos!

Aunque se alega que Rupert tiene como blanco a agentes de policía, no hay evidencia citada en su acusación de que esté afiliado a ningún grupo organizado. Entre los pocos indicadores de sus creencias políticas había una serie de publicaciones en Facebook que celebraban la inauguración de Trump en 2017. “Trump es mi presidente pero no soy racista”, escribió, y agregó que le encanta la comida mexicana.

Rupert, quien hizo una comparecencia inicial en la corte el viernes, permanece bajo custodia federal. Un defensor público federal asignado para representarlo no respondió a un mensaje de correo de voz en busca de comentarios.

Michael German, ex agente del FBI y miembro del Centro Brennan para la Justicia en la Universidad de Nueva York, dijo que las personas a menudo viajan y cruzan las fronteras estatales para participar en las protestas y que no todos tienen intenciones pacíficas. Dijo que los políticos y las fuerzas del orden suelen citar la presencia de forasteros para justificar una mayor fuerza policial contra los manifestantes.

“Es una vieja táctica para las protestas policiales policiales sugerir que los problemas están siendo causados ​​por agitadores externos”, dijo German. “Abre la oportunidad para una mayor violencia policial en respuesta”.

Entre los que viajaron a Minneapolis para protestar por el asesinato de Floyd se encontraba Tara Houska, una abogada de 36 años y miembro de la Primera Nación Couchiching del norte de Minnesota. Activista por los derechos indígenas, fue arrestada en Minneapolis el sábado por la noche y acusada de no cumplir con un oficial de paz.

Houska, quien asistió a la universidad y la facultad de derecho de la ciudad, dijo que estaba con un grupo a un par de cuadras de donde Floyd murió cuando la policía les dijo que estaban rompiendo el toque de queda. Respondieron que se iban a casa, dijo, y luego los oficiales los golpearon con gas pimienta y les ataron las manos.

“Casi todos los que estaban en nuestro tanque de retención con nosotros eran de Minnesota”, dijo Houska.

Sierra West, de 29 años, de Kansas City, Missouri, dijo que condujo a Minneapolis con un amigo porque está “muy enojada por lo que está sucediendo” con la brutalidad policial y quería protestar pacíficamente.

Después de marchar durante horas, West se separó de las multitudes y caminaba de regreso a su automóvil a través de un callejón sola cuando la policía la arrestó la madrugada del sábado por cargos de violación de disturbios y toque de queda. Ella dijo que no hizo nada para provocar a los cuatro oficiales que la confrontaron.

“Se estaban escondiendo, y literalmente saltaron de las sombras con armas apuntadas a mí”, dijo. “La calle estaba completamente vacía”.

West, que es blanca y se describe a sí misma como una gran defensora del Movimiento Vidas Negras, fue liberada de la cárcel el lunes por la tarde.

La estudiante de la Facultad de Derecho de la Universidad de Minnesota, Santana Boulton, de 23 años, dijo que un oficial de policía la roció con gas en la cara el 28 de mayo antes de que le inyectaran gas lacrimógeno dos días después y luego la arrestaron el domingo, acusada de reunión ilegal y violar el toque de queda.

Unos 15 minutos antes de las 8 p.m. toque de queda, Boulton dijo que ella y su novio se unieron a una gran multitud de manifestantes en la Interestatal 35. La gente se unió a los brazos y se arrodilló antes de que se formaran dos filas de policías cerca de los manifestantes. Ella dijo que nunca escuchó ninguna orden de dispersarse.

“No fue nada como un motín. Fue una sentada “, dijo.

Boulton, una mujer blanca que se mudó de Michigan a Minneapolis para asistir a la escuela de leyes, fue arrestada y pasó 16 horas bajo custodia. Se describió a sí misma como “filosóficamente anarquista”, pero “no revolucionaria”.

“Antifa ni siquiera es real”, dijo Boulton. “Como una persona real que se identifica con la etiqueta política de anarquista, lo único que hacen los anarquistas es tener reuniones en las que discuten durante cinco horas y no hacen nada”.

By Ignacio

Ignacio Pereti es un reconocido periodista y escritor en proceso de aprendizaje continuo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.