Cuando era niño, Mason McDeid lloraba constantemente por problemas graves de parálisis cerebral. Su padre no pudo consolarlo con música clásica y new age. Luego probó con Metallica, y el niño dejó de llorar y se durmió. Ahora en sus 20 años, incapaz de hablar, Mason ha tenido más de 100 cirugías y asistió a más de 450 conciertos de metal.

By Ignacio

Ignacio Pereti es un reconocido periodista y escritor en proceso de aprendizaje continuo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.