Lleva casi 95 años momificada; sin embargo, continúa sorprendiendo a investigadores y científicos. Se trata de una criatura, Rosalinda Lombardo, que con sólo dos años de edad falleció en 1.920 producto de una neumonía.

Por entonces, su padre decidió someterla a un proceso de momificación. La niña tiene sus rasgos intactos aunque su color de cabello fue cambiando de oscuro a claro.

Lo que más llama la atención de científicos del sur de Italia es que Lombardo continúa abriendo y cerrando sus ojos diariamente como si, aún, presentara signos vitales.

Una de las hipótesis del universo científico respecto al cambio en la tonalidad de su cabello es los niveles de humedad a los que el cuerpo está expuesto en las Catacumbas de los Capuchinos en Palermo, Sicilia al sur de Italia.

By Ignacio

Ignacio Pereti es un reconocido periodista y escritor en proceso de aprendizaje continuo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.