MINNEAPOLIS (AP) – El oficial de policía que fue visto en video arrodillado en el cuello de George Floyd, un hombre negro esposado que murió bajo custodia después de declarar que no podía respirar, fue arrestado el viernes y acusado de asesinato en un caso que provocó protestas. en todo Estados Unidos y violencia en Minneapolis.

El fiscal del condado de Hennepin, Mike Freeman, dijo que Derek Chauvin fue acusado de asesinato y homicidio involuntario en tercer grado. Freeman no proporcionó detalles inmediatos, pero dijo que una queja penal estaría disponible más tarde el viernes y que era posible que se presentaran más cargos.

En el video, se ve a Chauvin arrodillado en el cuello de Floyd mientras Floyd está en el suelo. Poco a poco se queda inmóvil cuando Chauvin y otros tres oficiales ignoran los gritos de los transeúntes para alejarse de él. Freeman dijo que la investigación continúa sobre los otros tres oficiales, pero que las autoridades “consideraron apropiado concentrarse en el perpetrador más peligroso”.

Freeman destacó la “velocidad extraordinaria” al acusar el caso solo cuatro días después de la muerte de Floyd, pero también se defendió contra las preguntas sobre por qué no sucedió antes. Dijo que su oficina necesitaba tiempo para reunir pruebas, incluido lo que llamó el video “horrible” de un espectador. Dijo que no presentaría un caso a menos que tuviera suficiente evidencia para probar los cargos más allá de una duda razonable.

Las protestas en Minneapolis aumentaron la violencia el jueves, cuando los manifestantes incendiaron una estación de policía que los oficiales habían abandonado.

“No soy insensible a lo que sucedió en las calles”, dijo Freeman. “Mi propia casa ha sido piqueteada regularmente”.

La noticia del arresto llegó momentos después de que el gobernador de Minnesota, Tim Walz, reconoció el “fracaso absoluto” de la respuesta a las protestas y pidió una justicia rápida para los agentes involucrados. Walz dijo que el estado se haría cargo de la respuesta a la violencia y que es hora de mostrar respeto y dignidad a quienes sufren.

“Minneapolis y St. Paul están en llamas. El fuego todavía arde en nuestras calles. Las cenizas simbolizan décadas y generaciones de dolor, de angustia sin precedentes “, dijo Walz, agregando. “Ahora generaciones de dolor se manifiestan frente al mundo, y el mundo está mirando”.

El gobernador citó una llamada que recibió de un senador estatal que describió su distrito “en llamas, sin policía, sin bomberos, sin control social, los electores encerrados en las casas preguntándose qué iban a hacer. Esa es una falla abyecta que no puede suceder “.

Sus comentarios llegaron la mañana después de que los manifestantes incendiaron una estación de policía que los agentes abandonaron durante una tercera noche de violencia. El video en vivo mostró a los manifestantes entrando al edificio, donde los incendios intencionalmente activaron alarmas de humo y rociadores. El presidente Donald Trump amenazó con actuar, tuiteando “cuando comienza el saqueo, comienza el tiroteo”, lo que provocó una advertencia de Twitter para “glorificar la violencia”.

El gobernador enfrentó preguntas difíciles después de que el líder de la Guardia Nacional, el mayor general Jon Jensen, culpó a la falta de claridad sobre la misión de la Guardia por una respuesta lenta. Walz dijo que el estado tenía un papel de apoyo y que dependía de los líderes de la ciudad manejar la situación. Walz dijo que se hizo evidente cuando se perdió el 3er Recinto que el estado tuvo que intervenir, lo que sucedió a las 12:05 a.m. Las solicitudes de recursos de las ciudades “nunca llegaron”, dijo.

“No verá eso esta noche, no habrá falta de liderazgo”, dijo Walz.

El viernes por la mañana, casi todos los edificios en el distrito comercial alrededor de la estación de policía abandonada habían sido destrozados, quemados o saqueados. Miembros de la Guardia Nacional estaban en el área, con varios de ellos alineados, manteniendo a la gente alejada de la estación de policía.

Docenas de voluntarios barrieron vidrios rotos en la calle, haciendo lo que pudieron para ayudar.

Dean Hanson, de 64 años, vive en una unidad de vivienda subsidiada cercana, que alberga a muchos residentes mayores. Dijo que su edificio perdió electricidad de la noche a la mañana y que los residentes estaban aterrorizados al ver a la multitud de personas correr por su vecindario, sin intervención aparente.

“No puedo creer que esto esté sucediendo aquí”, dijo.

Decenas de incendios también se produjeron en las cercanías de St. Paul, donde casi 200 empresas fueron dañadas o saqueadas. Las protestas se extendieron por todo Estados Unidos, alimentadas por la indignación por la muerte de Floyd y los años de violencia contra los afroamericanos a manos de la policía. Los manifestantes se enfrentaron con los oficiales en Nueva York y bloquearon el tráfico en Columbus, Ohio y Denver.

Trump amenazó con poner a Minneapolis “bajo control”, llamando a los manifestantes “matones” y tuiteando que “cuando comienza el saqueo, comienzan los disparos”. El tweet recibió otra advertencia de Twitter, que decía que el comentario violaba las reglas de la plataforma, pero la compañía no lo eliminó.

Trump también criticó la “falta total de liderazgo” en Minneapolis.

El alcalde de Minneapolis, visiblemente cansado y frustrado, Jacob Frey hizo su primera aparición pública de la noche del viernes en el ayuntamiento y asumió la responsabilidad de evacuar el recinto, diciendo que se había vuelto demasiado peligroso para los oficiales. Mientras Frey continuaba, un periodista cruzó en voz alta con una pregunta: “¿Cuál es el plan aquí?”

“¿Con respecto a?” Frey respondió. Luego agregó: “En este momento hay mucho dolor y enojo en nuestra ciudad. Entiendo que … Lo que hemos visto en las últimas horas y las últimas dos noches aquí en términos de saqueo es inaceptable “.

Defendió la falta de compromiso de la ciudad con los saqueadores, solo un puñado de arrestos durante las dos primeras noches de violencia, y dijo: “Estamos haciendo absolutamente todo lo posible para mantener la paz”. Dijo que los miembros de la Guardia Nacional estaban estacionados en lugares para ayudar a detener el saqueo, incluso en bancos, supermercados y farmacias.

La Patrulla Estatal de Minnesota arrestó a un equipo de televisión de CNN la madrugada del viernes cuando los periodistas informaron sobre los disturbios. Mientras vivía en el aire, el reportero de CNN, Omar Jiménez, fue esposado y se lo llevaron. Un productor y un reportero gráfico de CNN también fueron llevados esposados.

La Patrulla Estatal de Minnesota dijo que los periodistas se encontraban entre las cuatro personas arrestadas porque los soldados estaban “limpiando las calles y restableciendo el orden”, y fueron liberados después de que se confirmó que eran miembros de los medios. CNN dijo en Twitter que los arrestos fueron “una clara violación de sus derechos de la Primera Enmienda”. Walz se disculpó públicamente el viernes.

El abogado Benjamin Crump, que representa a los miembros de la familia de Floyd, pidió una investigación independiente y dijo que solicitó la custodia del cuerpo de Floyd para que se realizara una autopsia independiente. Floyd dijo que hablar de una afección cardíaca o asma es irrelevante porque Floyd estaba caminando y respirando antes de su contacto con la policía.

El médico que realizará la autopsia es Michael Baden, ex médico forense jefe de la ciudad de Nueva York, quien también fue contratado para hacer una autopsia para Eric Garner.

En la ciudad de Nueva York, los manifestantes desafiaron la prohibición de coronavirus de Nueva York en reuniones públicas el jueves, chocando con la policía, mientras que los manifestantes bloquearon el tráfico en el centro de Denver y el centro de Columbus. Un día antes, los manifestantes habían salido a las calles en Los Ángeles y Memphis.

Unos 10 manifestantes fueron a una casa de Florida que se cree que pertenece a Chauvin. La Oficina del Sheriff del Condado de Orange tuiteó el viernes que Chauvin no estaba en la residencia y no tiene planes de estar en el área.

En Louisville, Kentucky, la policía confirmó que al menos siete personas habían recibido disparos el jueves por la noche cuando los manifestantes exigieron justicia para Breonna Taylor, una mujer negra que fue asesinada a tiros por la policía en su casa en marzo.

En Mississippi, el alcalde de la comunidad de Petal resistió los llamados a renunciar luego de sus comentarios sobre la muerte de Floyd. Hal Marx, un republicano, preguntó en Twitter: “¿Por qué en el mundo alguien elegiría convertirse en un oficial de policía en nuestra sociedad hoy?” En un tuit de seguimiento, dijo que “no vio nada irrazonable”.

El jueves, la ciudad publicó una transcripción de la llamada al 911 que llevó a la policía a la tienda de comestibles donde Floyd fue arrestado. La persona que llamó describió a alguien que pagaba con una factura falsificada, con los trabajadores apresurándose afuera para encontrar al hombre sentado en una camioneta. La persona que llamó describió al hombre como “terriblemente borracho” y dijo que “no tenía control de sí mismo”.

Cuando el operador del 911 le preguntó si el hombre estaba “bajo la influencia de algo”, la persona que llamó dijo: “Algo así, sí. No está actuando bien “. La policía dijo que Floyd coincidió con la descripción de la persona que llamó al sospechoso.

Las autoridades estatales y federales están investigando la muerte de Floyd.

Chauvin, el oficial que se arrodilló en el cuello de Floyd, fue despedido el martes, junto con otros tres oficiales involucrados en el arresto.

El propietario de un popular club nocturno latino dijo que Floyd y Chauvin trabajaron como guardias de seguridad en el club tan recientemente como a fines del año pasado, pero no está claro si trabajaron juntos. Chauvin trabajó en el club El Nuevo Rodeo como guardia de seguridad fuera de servicio durante casi dos décadas, pero Floyd solo había trabajado allí más recientemente durante una docena de eventos con música afroamericana, dijo Maya Santamaría a The Associated Press.

Santamaría dijo que si Chauvin hubiera reconocido a Floyd, “podría haberle dado un poco más de piedad”.

Santamaría, que vendió el lugar en los últimos dos meses, dijo que Chauvin se llevaba bien con los clientes latinos habituales, pero que no le gustaba trabajar en las noches afroamericanas. Cuando lo hizo, y hubo una pelea, rociaba a las personas con maza y pedía refuerzos policiales y pronto aparecerían media docena de autos de escuadrón, algo que ella sintió como una “exageración” injustificada.

By Ignacio

Ignacio Pereti es un reconocido periodista y escritor en proceso de aprendizaje continuo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.