En el año 2010, una mujer embarazada llamada Zhang Rongxiang sobrevivió a un terrible accidente de tráfico. A causa del choque, la mujer quedó en estado de coma y los doctores se sorprendieron al descubrir que llevaba un niño dentro. Cuidaron de ella y dejaron que el bebé creciera durante cinco meses. Y luego, hicieron nacer al niño a través de una cesárea.

Desde su nacimiento, Gao Qianbo se quedó junto a su madre dormida. Hasta que ocurrió algo asombroso.

Su hijo aprendió a alimentarla, masticando su comida y transfiriéndosela boca a boca.

Hasta que repentinamente, un milagroso día Zhang Rongxiang se despertó con el sonido de la voz de su hijo.

Estaba extasiada al conocer al hermoso bebé que estaba en su vientre cuando entró en estado de coma.

Los doctores creían que el niño no sobreviviría al accidente y pensaron que su madre nunca despertaría… pero esta familia demostró que todos estaban equivocados.

 

By Ignacio

Ignacio Pereti es un reconocido periodista y escritor en proceso de aprendizaje continuo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.