No todos los finales tienen que ser bonitos para ser felices y este post es un claro ejemplo de ello.

A pesar de que esta historia no tenga un final feliz… Si tiene el mejor final. Aún así es completamente imposible no llorar a moco tendido al ir viendo las fotos del último día de Duke, su día perfecto, el que sus humanos le organizaron para despedirse de él. Una despedida valiente y llena de amor que ha inspirado y emocionado a miles de personas.

Duke vivía feliz con sus humanos desde que fue adoptado hace unos tres años. Hasta que le detectaron un cáncer. Ya le habían amputado una pierna pero su cáncer se reprodujo y de forma muy agresiva. Como no había tratamiento posible,sus dueños, viendo que él lo estaba pasando cada vez peor, tuvieron que tomar la difícil decisión de dormirle.

También decidieron otra cosa: organizarle un día perfecto, una fiesta para celebrar así su último día.

Durante la mañana, estuvieron en familia y le dieron muy buena comida (sus platos favoritos).

Y más tarde se lo llevaron al parque para que acabara de pasar el día al aire libre.

Aquí, la veterinaria preparó la inyección para dormirle…

Duke estuvo feliz hasta el último minuto pero la madre de la familia no podía esconder su pena…

 

By Ignacio

Ignacio Pereti es un reconocido periodista y escritor en proceso de aprendizaje continuo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.