Pedro Oliva y su equipo, acompañados por el fotógrafo de deportes extremos Alexandre Socci emprendieron una espectacular aventura sobre sus kayaks en las aguas cercanas al volcán Kilauea, un volcán activo en Hawai.

El grupo se acercó de forma muy peligrosa a los ríos de lava derretida que fluyen en la isla y acaban llegando al mar, creando espectaculares nubes de vapor. El propio fotógrafo relata que en algún momento trató de sumergirse bajo el agua para tomar algunas tomas submarinas, pero el agua en algunos puntos alcanzaba los 90 grados centígrados, además había partículas volcánicas flotando sobre el agua que podían quemar cualquier cosa en segundos. Afirma que los kayaks quedaron marcados por esas partículas y era realmente peligroso navegar tan cerca del magma derretido.

Pero el momento álgido llegó cuando Pedro encontró una zona en la que la lava había solidificado y decidió bajarse del kayak para acercarse lo más posible a los ríos incandescentes, era algo que no estaba previsto por el equipo de Socci. Pedro incluso se atrevió a acercar uno de los remos que portaba a la lava, incinerando y derritiendo el material plástico del que estaba fabricado.

 

By Ignacio

Ignacio Pereti es un reconocido periodista y escritor en proceso de aprendizaje continuo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.