MAMARONECK, Nueva York (AP) – Roger Kahn, el escritor que tejió memorias y béisbol y tocó a millones de lectores a través de su relato romántico de los Brooklyn Dodgers en “The Boys of Summer”, murió. Tenía 92 años.

Son Gordon Kahn dijo que su padre murió en un centro de enfermería en Mamaroneck, un suburbio del condado de Westchester.

El autor de 20 libros y cientos de artículos, Kahn fue mejor conocido por el best-seller de 1972 que analizó su relación con su padre a través de su amor compartido por los Dodgers, un objeto de nostalgia por los muchos fanáticos que lamentaron el movimiento del equipo. Los Ángeles después de la temporada de 1957.

“En un momento de la vida en el que uno termina la infancia, pero aún no ha descubierto cómo ser un hombre, tuve la fortuna de viajar con los equipos más maravillosamente atractivos”, escribió Kahn.

“The Boys of Summer” fue una historia de la juventud perdida, hasta el título, más tarde prestada para una canción exitosa de Don Henley sobre un hombre que anhela su pasado. El libro de Kahn se movió de un lado a otro entre principios de la década de 1950, cuando cubrió a los Dodgers para el New York Herald Tribune, y 20 años después, cuando algunos estaban enfermos (Jackie Robinson), amargados (Carl Furillo) o en una silla de ruedas (Roy Campanella) .

El libro fue un éxito instantáneo, aunque Kahn fue criticado por sentimentalizar su historia.

“Aquí hay un libro que tuvo éxito para mí a pesar de casi todo”, escribió Christopher Lehmann-Haupt, un crítico de libros tardío para The New York Times.

Kahn comenzó su prolífica carrera en 1948 como copista del Tribune, y pronto se convirtió en escritor de béisbol, trabajando con el famoso editor deportivo Stanley Woodward. Recordó a Woodward como “una maravilla” que una vez curó a un escritor de usar el cliché “hormigueo en la columna vertebral” diciéndole que “salga a las gradas y pregunte a cada uno de esos fanáticos si su columna realmente hormigueó”.

Comenzó a escribir sobre los Dodgers en 1952, y a los 26 años era el destacado reportero deportivo del periódico, ganaba un salario de $ 10,000 y también cubría los otros equipos de la ciudad, los Gigantes y los Yankees.

En 1956, fue nombrado editor deportivo en la revista Newsweek y trabajó en el Saturday Evening Post de 1963 a 1969 como editor en general. También escribió para Esquire, Time and Sports Illustrated.

La escritura deportiva de Kahn a menudo incorporaba problemas sociales, particularmente raza. Escribió extensamente sobre Robinson y sus dificultades para romper la línea de color del béisbol, y los dos formaron una larga amistad.

“Al aplaudir a Robinson, un hombre no sintió que estaba defendiendo la integración escolar o la vivienda abierta. Pero por un instante había aceptado a Robinson simplemente como un jugador de pelota de la ciudad “, escribió una vez Kahn. “Ignorar el color, incluso por un instante, es alejarse de los viejos prejuicios, el viejo odio. Ese no es un camino en el que muchos retroceden ”.

Cuando Kahn fue incluido en el Salón de la Fama del Deporte Judío Nacional en 2006, el comisionado de béisbol Bud Selig lo llamó “un ícono de nuestro juego”.

Entre los otros libros de deportes de Kahn: “October Men: Reggie Jackson, George Steinbrenner, Billy Martin y Miraculous Finish en 1978 de 2004”, “Joe and Marilyn: A Memory of Love” de 1986 y 1999 de 1999. “Una llama de fuego puro: Jack Dempsey y los rugientes años 20”.

Un libro causó vergüenza duradera: Kuhn colaboró ​​con Pete Rose en la autobiografía autorizada de 1989 “Pete Rose: My Story”. Rose, el líder de éxitos de todos los tiempos de las grandes ligas, recientemente había sido excluido del béisbol por apostar en juegos y el libro presentaba su insistencia en que las acusaciones eran falsas.

Pero Rose reconoció años más tarde, en una memoria posterior, que jugó. Kahn dijo que su “primera reacción fue alcanzar la bolsa de barf”.

“Lamento haberme involucrado en el libro”, dijo Kahn al Los Angeles Times en 2007. “Resulta que Pete Rose era el Vietnam de los jugadores de pelota”. Una vez me dijo que era el mejor embajador del béisbol. He pensado en eso y me he preguntado por qué no lo hemos enviado a Irán “.

Kahn también escribió dos novelas y dos libros de no ficción no relacionados con el deporte: “La gente apasionada: lo que significa ser judío en América” ​​en 1968 y “La batalla por las alturas de Morningside: por qué los estudiantes se rebelan” en 1970. mantuvo una amistad con el poeta Robert Frost, a quien describió en el Saturday Evening Post.

Más tarde enseñó escritura en varias universidades y dio conferencias en las universidades de Yale, Princeton y Columbia y, en 2004, realizó una beca de un semestre como profesor de periodismo dotado de Ottaway en la Universidad Estatal de Nueva York en New Paltz.

Kahn nació en Brooklyn el 31 de octubre de 1927 y heredó su amor por el béisbol de su padre, quien jugaba en la tercera base del City College.

“No había nadie con quien disfrutara hablando de béisbol tanto como esta enciclopedia de ojos verdes, brazo fuerte, gentil, feroz, bigotudo, que golpeaba la pelota larga, que era mi padre”, escribió en su “Recuerdos del verano de 1997”. “

Kahn vivía en Stone Ridge, en el valle del Hudson de Nueva York.

Además de su hijo, los sobrevivientes incluyen a su esposa Katharine Kahn Johnson y su hija Alissa Kahn Keenan. Otro hijo, Roger Laurence Kahn, murió en 1987.

Un funeral está programado para el 10 de febrero en Katonah, Nueva York.

By Ignacio

Ignacio Pereti es un reconocido periodista y escritor en proceso de aprendizaje continuo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.