Art Spiegelman recibirá el Premio Nacional Honorario del Libro

NUEVA YORK (AP) — Este otoño, Art Spiegelman recibirá un Premio Nacional del Libro honorario por su Distinguida Contribución a las Letras Estadounidenses. Se siente honrado y un poco preocupado.

El placer inesperado de ser citado por la Fundación Nacional del Libro se produce meses después de que la junta escolar de Tennessee retirara la discordante saga de su “Maus”, ganador del Premio Pulitzer, que consideró que la novela gráfica de Spiegelman sobre el Holocausto era inapropiada para el plan de estudios del distrito. Las ventas de “Maus” y otros libros de Spiegelman aumentaron, pero la atención lo distrajo de otras prioridades.

“Mi horario de trabajo se hizo añicos por completo”, dijo durante una entrevista telefónica reciente. “Estaba feliz de volver a arrastrarme a mi escondite”.

Ahora, Spiegelman, de 74 años, anticipa estar de vuelta en el mundo, una carga ciertamente envidiable que requerirá que reserve tiempo y considere su legado de décadas, uno profundo y de gran alcance. Su influencia se extiende desde “Maus”, ganador de una mención especial de los jueces de Pulitzer en 1992, hasta su trabajo en los cómics clandestinos de la década de 1970 y sus famosas portadas del New Yorker, en particular las siluetas oscuras de las Torres Gemelas que se exhibieron dos semanas después de los ataques terroristas de 11 de septiembre de 2001.

“Art Spiegelman ha capturado la imaginación del mundo a través de los cómics”, dijo David Steinberger, presidente de la junta directiva de la Fundación Nacional del Libro, en un comunicado publicado el viernes. “Sus magistrales novelas gráficas abordan e iluminan temas desde el Holocausto hasta las secuelas del 11 de septiembre, junto con la intimidad personal de las personas, los eventos y los cómics que lo moldearon como artista. El trabajo innovador de Spiegelman nos ha mostrado las posibilidades ilimitadas de los cómics como una forma de arte literario”.

Nacido en Estocolmo, Spiegelman era un niño pequeño cuando su familia emigró a Estados Unidos a principios de la década de 1950. Desciende de judíos polacos y perdió a decenas de parientes, incluido su hermano Rysio, durante el Holocausto, una trágica historia en la que se basó para “Maus”. Su carrera como dibujante se remonta a su adolescencia, cuando colaboraba con Smudge y otros fanzines y producía su propia publicación, “Blasé”.

La carrera de Spiegelman es, en parte, la historia de tomar una forma de arte asociada con los niños y remodelarla para los adultos, lo que él llama “investigar el lenguaje y la naturaleza de los cómics”. Es el primer dibujante en ganar la medalla DCAL de la Fundación Nacional del Libro, que anteriormente ha otorgado a Toni Morrison, Philip Roth y Robert Caro, entre otros.

“Es muy diferente de lo que sucedía en los años 70, donde ser dibujante esencialmente significaba, a menos que fueras Charles Schulz, que no estabas en las grandes ligas del éxito. Era más como ser un artista del tatuaje”, dice Spiegelman.

“Pero el mundo está cambiando. Ha habido un cambio cultural que ha hecho que sea menos peyorativo hacer historietas. Tuviste un momento en la década de 1950 cuando se prohibieron los cómics en todo Estados Unidos. Los cómics se consideraban peligrosos, y tenías esta lucha sobre lo que se les debería permitir ver a los niños. Había un sistema de clasificación (el Comics Code) y mucho de eso era una tontería. Pero hace mucho que el genio salió de la botella”.

Neil Gaiman presentará a Spiegelman en la ceremonia del 16 de noviembre, presentada por la Book Foundation. La directora ejecutiva de la Asociación Estadounidense de Bibliotecas, Tracie D. Hall, recibirá un premio por Servicio Sobresaliente a la Comunidad Literaria Estadounidense, y se anunciarán los ganadores en cinco categorías competitivas, desde ficción hasta literatura juvenil.

En una entrevista telefónica reciente, Gaiman dijo que Spiegelman había tenido un impacto duradero en él. Recordó haber visto algunas de las imágenes de “Maus” de Spiegelman hace unos 40 años y relacionarlas con sus propias experiencias como pariente de sobrevivientes judíos del Holocausto.

“Dejó huellas en mi alma”, dice sobre el trabajo de Spiegelman.

Se hicieron amigos años después, aunque Gaiman, quien recuerda haber rechazado la oportunidad de conocer a David Bowie y Elvis Costello, entre otros, tenía la regla extraoficial de no conocer a sus héroes. Pero dijo que su admiración y afecto por Spiegelman solo se han profundizado, y no le sorprendió que a Spiegelman le preocupara que ganar el DCAL pudiera interrumpir su horario de trabajo.

“Eso es arte”, dijo. “Arte, con ‘A’ mayúscula, es siempre pensar en arte, con ‘a’ minúscula. Hace cosas que importan, y creo que sabe que hace cosas que importan, y creo que somos ridículamente afortunados de tenerlo”.

Published by

Ignacio

Ignacio Pereti es un reconocido periodista y escritor en proceso de aprendizaje continuo.