Biden no invocará el privilegio ejecutivo sobre Trump el 6 de enero Docs

WASHINGTON (AP) – El presidente Joe Biden no bloqueará un tramo de documentos solicitados por la investigación de un comité de la Cámara de Representantes sobre la insurrección del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos, lo que establece un enfrentamiento con el expresidente Donald Trump, quien se comprometió a tratar de mantener registros. de su tiempo en la Casa Blanca de ser entregado a los investigadores.

En una carta al Archivero de los Estados Unidos, la abogada de la Casa Blanca, Dana Remus, escribe que Biden ha determinado que invocar el privilegio ejecutivo “no es lo mejor para los intereses de Estados Unidos”. Esto se produce días después de que los abogados de Trump buscaran bloquear el testimonio de exfuncionarios de Trump ante el comité de la Cámara de Representantes citando el privilegio ejecutivo. El viernes, un abogado de Steve Bannon dijo que el exasesor de la Casa Blanca no cumplirá con la investigación del comité de la Cámara debido a la afirmación de Trump.

En agosto, el comité de la Cámara de Representantes que investigaba la insurrección de enero en el Capitolio pidió un tesoro de registros, incluida la comunicación dentro de la Casa Blanca bajo Trump e información sobre la planificación y financiación de los mítines celebrados en Washington. Entre esos eventos se encontraba un mitin cerca de la Casa Blanca con comentarios de Trump, quien incitó a una multitud de miles antes de que los leales asaltaran el Capitolio.

En la carta, Remus escribe que los documentos revisados ​​“arrojan luz sobre los acontecimientos ocurridos en la Casa Blanca el 6 de enero y alrededor de esa fecha y se refieren a la necesidad del Comité Selecto de comprender los hechos que subyacen al ataque más grave a las operaciones del Gobierno Federal desde la Guerra.”

The Associated Press obtuvo una copia de la carta el viernes, que fue reportada por primera vez por NBC News.

Las copias de los documentos en respuesta a la solicitud se entregaron a la Casa Blanca de Biden y a los abogados de Trump para su revisión por posibles inquietudes sobre privilegios ejecutivos de acuerdo con la ley federal y la orden ejecutiva que rige los registros presidenciales.

La solicitud de 10 páginas del comité a los Archivos busca “Todos los documentos y comunicaciones dentro de la Casa Blanca el 6 de enero de 2021”, relacionados con los asesores cercanos y miembros de la familia de Trump, la manifestación en la cercana Ellipse y la cuenta de Twitter de Trump. Pregunta por sus movimientos específicos ese día y comunicaciones, si las hay, desde la Sala de Situación de la Casa Blanca. También se buscan todos los documentos relacionados con denuncias de fraude electoral, así como las decisiones de la Corte Suprema sobre el tema.

La decisión de Biden afecta solo al lote inicial de documentos revisados ​​por la Casa Blanca. La secretaria de prensa Jen Psaki dijo que las determinaciones posteriores se realizarían caso por caso.

El presidente en ejercicio tiene la última palabra a menos que un tribunal ordene a los Archivos que tomen una acción diferente. Trump no ha buscado formalmente invocar el privilegio ejecutivo sobre los documentos, aunque se espera esa acción pronto.

Se espera que Trump emprenda acciones legales para bloquear la publicación de los documentos, que si se otorgan, marcarían una expansión dramática del poder ejecutivo no escrito. Trump tendrá una batalla cuesta arriba, ya que los tribunales tradicionalmente han dejado las cuestiones de privilegio ejecutivo en manos del actual ocupante de la Casa Blanca, aunque los desafíos del expresidente podrían retrasar la investigación del comité.

Otros dos testigos citados por el panel, el exjefe de gabinete de la Casa Blanca Mark Meadows y el ex asistente del Pentágono Kash Patel, están “comprometiéndose” con el comité, según su presidente demócrata, el representante de Mississippi Bennie Thompson, y la vicepresidenta republicana, Rep. Liz Cheney de Wyoming. Thompson y Cheney emitieron un comunicado el viernes después de que venciera el plazo para la producción de documentos.

“Aunque el Comité Selecto agradece el compromiso de buena fe con los testigos que buscan cooperar con nuestra investigación, no permitiremos que ningún testigo desafíe una citación legal o intente agotar el tiempo, y rápidamente consideraremos avanzar una remisión por desacato criminal al Congreso, ”Dijeron los dos legisladores.

Un portavoz del panel se negó a comentar sobre el estado de un cuarto testigo, el ex asistente de comunicaciones de Trump, Dan Scavino.

La medida de Bannon prepara el escenario para un posible choque con los demócratas de la Cámara de Representantes que están investigando los roles de Trump y sus aliados en el período previo al motín, cuando una gran multitud de partidarios de Trump irrumpió en el Capitolio mientras el Congreso certificaba los resultados de la elección presidencial ganada por el demócrata Joe Biden. El comité está emitiendo citaciones rápidamente a personas que están conectadas con Trump o que ayudaron a planificar la manifestación masiva de la mañana del 6 de enero en la que les dijo a sus seguidores que “luchen como el infierno”.

La negativa de Bannon a cumplir, y la promesa de Trump de litigar el testimonio, significarán ciertos retrasos en la investigación del panel. Pero los miembros del comité, varios de los cuales trabajaron como fiscales en los dos juicios políticos de Trump, estaban preparados para la posibilidad y han amenazado repetidamente con acusar a los testigos de desacato. Trump a menudo luchó con éxito contra el testimonio de testigos durante su presidencia, pero puede encontrar su posición legal más inestable ahora que está fuera de la oficina.

Un esfuerzo del comité para acusar a los testigos de desacato probablemente involucraría un voto de la Cámara en pleno y una remisión al Departamento de Justicia. Entonces dependería de la Justicia cómo proceder con los cargos.

El abogado de Bannon, Robert Costello, dijo en una carta del 7 de octubre al panel que hasta que se resuelvan los problemas sobre el privilegio, “no podemos responder a sus solicitudes de documentos y testimonios”.

Costello escribió que Bannon, un ex asistente de Trump que tuvo contacto con él la semana del ataque al Capitolio, está preparado para “cumplir con las instrucciones de los tribunales” cuando y si se pronuncian sobre el tema.

La carta incluye extractos de una carta separada enviada a Bannon por Justin Clark, un abogado de Trump. Clark dice que los documentos y testimonios proporcionados al panel del 6 de enero podrían incluir información que está “potencialmente protegida contra la divulgación por parte de los ejecutivos y otros privilegios, incluidas, entre otras, las comunicaciones presidenciales, el proceso deliberativo y los privilegios de abogado cliente”.

Clark le escribió a Bannon que “el presidente Trump está preparado para defender estos privilegios fundamentales en los tribunales”.

Los portavoces de Trump no han respondido mensajes en busca de comentarios. Trump dijo en un comunicado el mes pasado que “lucharía contra las citaciones por privilegio ejecutivo y otros motivos, por el bien de nuestro país”.

Bannon es el único de los principales asesores de Trump citados el 23 de septiembre que no estaba trabajando para la administración Trump el 6 de enero. No está claro si eso afectará su posición si el caso se traslada a los tribunales.

Patel dijo en un comunicado que “continuará diciéndole al pueblo estadounidense la verdad sobre el 6 de enero”, pero no dijo si cumplirá. Scavino y un asistente de Meadows no han respondido de inmediato a las solicitudes de comentarios.

El tema también puede complicarse más porque Trump ya no está en el cargo. Como ex presidente, no puede afirmar directamente el privilegio de mantener a los testigos en silencio o los documentos fuera del alcance del Congreso. Como presidente actual, Biden tendrá algo que decir al respecto.

El Comité Selecto para Investigar el ataque del 6 de enero ha emitido más de una docena de citaciones a personas vinculadas a los planes para las protestas del 6 de enero, incluidos tres testigos adicionales anunciados el jueves. Esas personas tendrían menos probabilidades de obtener ayuda de los reclamos de privilegios ejecutivos de Trump, ya que no trabajaban para la Casa Blanca y la mayoría de ellos no tenía contacto regular con Trump.

Thompson, el presidente del comité, dijo que se habían enviado citaciones adicionales a Ali Abdul Akbar, también conocido como Ali Alexander, y Nathan Martin, así como a la organización “Stop the Steal”, para obtener más información sobre un mitin que se planeó en los terrenos del Capitolio en al mismo tiempo que la reunión más grande en el National Mall. El comité citó anteriormente a otras 11 personas relacionadas con la planificación de la manifestación más grande.

Published by

Ignacio

Ignacio Pereti es un reconocido periodista y escritor en proceso de aprendizaje continuo.