Con estos 6 tips te darás cuenta rápidamente si eres una persona sabia…

Conoce bien qué es lo que te lleva hacia adelante y lo que te retiene, y escoge el camino que te conduce a la sabiduría.” – Buda

Si bien este consejo de “el iluminado” puede ser más fácil decirlo que hacerlo, es seguro que todos nos hemos embarcado en nuestros propios caminos hacia la sabiduría personal de una forma u otra. Es más una cuestión de qué tan lejos hemos llegado, donde esperamos estar, y los obstáculos que actualmente dejamos en el camino.

Por desgracia, la sabiduría interior no es algo que podemos aprender de un libro, conferencias o de una clase. Nosotros simplemente (o no tan simplemente) tenemos que vivirla. En su  obra pionera número 1922 sobre la senescencia, G. Stanley Hall asoció el desarrollo de la sabiduría a nivel personal con la actitud de meditación, calma filosófica, la imparcialidad, y el deseo de extraer lecciones morales de las experiencias de vida.

Las cosas de la vida cotidiana a menudo nos alejan de las características en las cuales  nos tenemos que enfocar, dejándonos sin contacto con nuestro verdadero ser. Pero si nos tomamos el tiempo para identificar los momentos que están inhibiendo nuestra intuición, descubriremos la conexión interna satisfactoria y duradera que buscamos.

Aquí hay 6 maneras que te puedes estar alejando de tu propia sabiduría personal sin siquiera darse cuenta.

Eres rápido para juzgar a un libro por su portada.

Nociones preconcebidas sobre el mundo y todo lo que este abarca, son como bloquear tus caminos a la sabiduría personal. Si confías en las primeras impresiones, te apegas ciegamente por las ideas de los demás o enfocas la vida con una mente cerrada, te olvidas de algunas de las lecciones más importantes y hermosas de la vida. Vivir empáticamente, conectándote con los demás y su entorno más que juzgarlos, te permite aprender mucho más de cada interacción y experiencia, mejorando así tu sabiduría personal. Si abres los ojos un poco más, tus pensamientos también se abrirán.

No aprendes de tus errores.

Cuando sentimos dolor, vergüenza o humillación de los mayores errores que hemos cometido en la vida, la respuesta más fácil parece ser la de excluir en conjunto los sentimientos negativos y tratar de seguir adelante. Sin embargo, hacer caso omiso de estos fracasos en lugar de internalizarlos, sólo conducirá a que vuelvan a suceder en el futuro, trayéndonos un dolor similar o posiblemente peor, ya que tuvimos la oportunidad de prevenirlo después de la primera vez. Practica el análisis y la aceptación de esos sentimientos, no importa lo incómodo que pueda llegar a ser. Trabaja con ellos y a través de ellos, aprende lo más que puedas del proceso.

 Nunca te tomas el tiempo para parar y preguntarte “por qué”.

“Se puede saber si un hombre es inteligente por sus respuestas. Se puede saber si un hombre es sabio por sus preguntas “-. Naguib Mahfouz

Ursula M. Staudinger, directora del “Centro de Envejecimiento de la Universidad de Columbia Robert. N. Butler” y pionera en los estudios de la sabiduría, confirma que no puedes alcanzar la sabiduría personal sin la capacidad de ver más allá de ti mismo. Tenemos que ser capaces de tomar el mundo en una escala mayor y reflexionar sobre por qué las cosas son como son. No necesitas ser religioso, espiritual o científico, sólo por curiosidad. “Lo que se necesita, es la comprensión de que existe una realidad más allá del aquí y el ahora”, dijo Staudinger.

No sabes escuchar.

Sólo porque oyes algo no significa que estás escuchando. Puede ser una tarea increíblemente difícil que requiere mucha concentración, pero cuando lo haces, una creatividad interna parece inspirar nuevas ideas y una inesperada sabiduría dentro de ti mismo. Para aprovechar este poder interior que puedes o no saber que tienes, da toda tu atención a la gente cuando están hablando contigo. Te sorprenderás por los efectos sobre ti mismo y en la otra persona.

Ignoras tus instintos.

Una parte clave de la sabiduría personal es la sincronización de tus acciones con tu intuición. Si eres o no plenamente consciente en el momento, las “corazonadas” son la existencia de tu sabiduría personal que vincula tu capacidad de sentir y razonar. Puede haber un estigma social contra el uso de estas corazonadas debido a la falta de evidencia científica que demuestre su validez, pero puede que sea la herramienta que necesitas para encontrarle sentido a la falta de equilibrio en tu vida.

No te enfrentas al silencio.

“Los sabios hablan porque tienen algo que decir; los tontos, porque tienen que decir algo “-. Platón

Un estudio reciente en la revista Science reveló que el 67 por ciento de los hombres y el 25 por ciento de las mujeres prefieren darse a sí mismos choques de descargas eléctricas, que permanecer sentados en silencio y estar presentes con sus propios pensamientos. Irónicamente nuestra cultura moderna de la comunicación y la estimulación constante, hace sentir el silencio como algo increíblemente antinatural e incómodo, cuando realmente ese es el estado principal en el que podemos cultivar la sabiduría personal. Si lo llamas meditación o no, tómate el tiempo para sentarte a solas con tus pensamientos y explorar a donde te llevan. Te sorprenderás de lo mucho que puedes aprender de ti mismo.

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.