La sequía fuerza la cosecha más temprana en la región vinícola francesa

BURDEOS, Francia (AP) — El paisaje en los prestigiosos viñedos de Burdeos se ve igual que siempre, con uvas sanas y maduras que cuelgan pesadas de hileras de vides verdes.

Pero este año algo es marcadamente diferente en una de las regiones vinícolas más célebres de Francia y en otras partes de Europa. La cosecha que alguna vez comenzó a mediados de septiembre ahora se está adelantando más que nunca, a mediados de agosto, como resultado de una severa sequía y la adaptación de la industria del vino a los efectos impredecibles del cambio climático.

Paradójicamente, la temporada de olas de calor e incendios forestales produjo excelentes uvas, a pesar de los rendimientos más bajos. Pero lograr tal cosecha requirió cambios creativos en las técnicas de cultivo, incluida la poda de vides de una manera diferente y, a veces, regarlas en lugares donde el riego generalmente está prohibido. Y los productores de toda Europa que han visto de primera mano los efectos del calentamiento global están preocupados por lo que está por venir.

Hasta ahora, “el calentamiento global es muy positivo. Tenemos mejor madurez, mejor equilibrio. … Pero si miras hacia el futuro, y si aumentas la temperatura un grado más, además, perderás la parte de frescura en el equilibrio del vino”, dijo Fabien Teitgen, director técnico de Château Smith-Haut-Lafitte, una finca que cultiva uvas de vino orgánico en Martillac, al sur de Burdeos.

Los productores de uva ajustaron sus prácticas en medio de una serie de olas de calor, combinadas con la falta de lluvia, que afectaron a la mayor parte de Europa. En la región de Burdeos, en el suroeste de Francia, gigantescos incendios forestales destruyeron grandes áreas de bosques de pinos. No llovió desde finales de junio hasta mediados de agosto.

A medida que avanza la vendimia, decenas de trabajadores se arrodillan en los viñedos para recoger las uvas a mano y ponerlas en cestas. La fruta se tritura inmediatamente para hacer jugo, que se coloca en tanques y luego en barriles para comenzar el proceso de producción de vino.

La cosecha tiene como objetivo producir el vino blanco de la famosa denominación Pessac-Léognan. El vino tinto pronto seguirá.

Eric Perrin, uno de los propietarios de la finca Château Carbonnieux, recordó que durante su infancia, en la década de 1970, las cosechas comenzaban a mediados de septiembre. Este año, comenzaron el 16 de agosto.

Pero la cosecha 2022 puede ser mejor que nunca, dijo Perrin, porque las uvas son sanas y están bien equilibradas. El clima cálido y seco también evitó que las vides contrajeran enfermedades como el moho.

Producir vino es una tradición centenaria en Château Carbonnieux, donde Thomas Jefferson visitó los viñedos en 1787, antes de convertirse en presidente de los Estados Unidos, y plantó un árbol de nuez que aún se encuentra en un parque.

Hoy en día, el presidente Emmanuel Macron ofrece a veces vino Château Carbonnieux a estimados anfitriones.

La sequía cambió la forma de trabajar de los productores de vino.

Antes, los viticultores solían dar a las vides una forma que permitía que las uvas tuvieran la máxima cantidad de sol para que produjeran más azúcar, que se convierte en alcohol. Este año, los productores tendieron a dejar que las hojas protegieran las uvas para que las sombras conservaran la acidez y la frescura de la fruta, explicó Teitgen.

Los rendimientos pueden ser entre un 15% y un 20% más bajos en la región más amplia, principalmente debido a las uvas más pequeñas y al hecho de que algunas fueron quemadas por el sol en áreas específicas, dijo Teitgen, pero eso no afectará la calidad del vino.

Frente a la torre del siglo XIV del viñedo Château Smith-Haut-Lafitte, Manon Lecouffe regó esta semana cuidadosamente las vides recién plantadas, un trabajo indispensable.

Las vides que tienen varios años tienen raíces profundas que les permiten extraer agua de las profundidades y soportar la sequía sin sufrir demasiado.

Pero este año, las fincas tenían autorización para regar vides adultas, una práctica generalmente prohibida en Burdeos.

“Algunas parcelas sufrían mucho con la caída de las hojas”, dijo Lecouffe.

Otro paso que pueden tomar los viticultores es reducir la densidad de sus parcelas para requerir menos agua o trabajar el suelo para conservar mejor la humedad en el fondo.

Los expertos también están considerando si podría ser útil plantar nuevas variedades de uva.

En Château Olivier, que también produce vinos Pessac-Leognan, el director Laurent Lebrun mostró cómo él y su equipo recorren los viñedos para catar uvas parcela por parcela para decidir dónde y cuándo cosechar.

Las consecuencias del calentamiento global ahora son parte de la vida diaria de los vinicultores, dijo Lebrun, señalando la velocidad de los cambios.

“Necesitamos reprogramar nuestra propia forma de pensar”, dijo. “Hay muchas herramientas que todavía están a nuestro alcance, que ya se utilizan en regiones más cálidas”.

Más al sur de Europa, las cosechas también comenzaron semanas antes de lo normal para salvar las uvas marchitas y quemadas. Se espera que la producción sea entre un 10% y un 20% menor en algunas regiones de Italia, España y Portugal, aunque los productores esperan una mayor calidad.

El cabildeo agrícola italiano Coldiretti enfatizó que se espera que el mayor costo de la energía y las materias primas aumente los costos en un 35%.

Los científicos han creído durante mucho tiempo que el cambio climático causado por el hombre hace que los fenómenos meteorológicos extremos sean más frecuentes. Dicen que el aire más caliente, los océanos más cálidos y el hielo marino que se derrite alteran la corriente en chorro, lo que hace que las tormentas, las inundaciones, las olas de calor, las sequías y los incendios forestales sean más destructivos.

A medida que los inviernos más cálidos hacen que las vides produzcan brotes tempranos, a los vinicultores franceses les preocupa que las heladas interrumpan la temporada de crecimiento con más frecuencia. Las granizadas violentas pueden destruir un año de trabajo en unos pocos minutos.

En Château Carbonnieux, Perrin teme que algunos productores más pequeños no resistan los cambios.

“Los eventos climáticos desde 2017 han llevado a cosechas más pequeñas. No todos podrán sobrevivir, seguro”, dijo.

Published by

Ignacio

Ignacio Pereti es un reconocido periodista y escritor en proceso de aprendizaje continuo.