Los miembros del jurado rechazan una variedad de defensas en los juicios contra Capitol Riot

Los miembros del jurado escucharon, y rechazaron, una variedad de excusas y argumentos de los primeros alborotadores que fueron juzgados por asaltar el Capitolio de los EE. UU. El próximo jurado que obtenga un caso de disturbios en el Capitolio podría escuchar otra defensa novedosa esta semana en el juicio de un oficial de policía retirado de la ciudad de Nueva York.

Thomas Webster, un veterano de 20 años de la policía de Nueva York, afirmó que actuó en defensa propia cuando abordó a un oficial de policía que intentaba proteger el Capitolio de una multitud el 6 de enero de 2021. El abogado de Webster también argumentó que estaba ejerciendo sus derechos de libertad de expresión de la Primera Enmienda cuando gritó blasfemias a la policía ese día.

Webster, de 56 años, será el cuarto acusado de disturbios en el Capitolio en tener un juicio con jurado. Cada uno ha presentado una línea distinta de defensa.

Un hombre de Ohio que robó un perchero de una oficina del Capitolio testificó que estaba “siguiendo órdenes presidenciales” de Donald Trump. Un oficial de policía fuera de servicio de Virginia afirmó que solo ingresó al Capitolio para recuperar a un compañero oficial. Un abogado de un hombre de Texas que se enfrentó a la policía del Capitolio acusó a los fiscales de apresurarse a juzgar a alguien propenso a exagerar.

Esas defensas no convencieron a los jurados en sus respectivos juicios. Colectivamente, un total de 36 jurados condenaron por unanimidad a los tres alborotadores de los 17 cargos en sus acusaciones.

Webster enfrenta el mismo destino si las palabras mordaces de un juez federal sirven de guía. El juez federal de distrito Amit Mehta, quien presidirá el juicio de Webster, describió su conducta grabada en video como “una de las más indefendibles y reprensibles” que el juez ha visto entre los casos del 6 de enero, sin “una defensa real para ello”.

“Usted era un oficial de policía y debería haberlo sabido mejor”, dijo Mehta a Webster durante una audiencia de fianza en junio pasado, según una transcripción.

Pero una docena de jurados, no el juez, decidirán el caso contra Webster, un veterano del Cuerpo de Marines de EE. UU. que se retiró de la policía de Nueva York en 2011. La selección del jurado está programada para comenzar el lunes.

Una gran cantidad de evidencia en video y el comportamiento autoincriminatorio de los acusados ​​de disturbios ha dado a los fiscales la ventaja en muchos casos. Mary McCord, profesora del Centro de Derecho de la Universidad de Georgetown y exfuncionaria del Departamento de Justicia, dijo que los jurados a menudo no tendrán que confiar en el testimonio de testigos o pruebas circunstanciales porque los videos capturaron gran parte de la violencia y la destrucción del 6 de enero.

“Cuando era fiscal que juzgaba casos, me hubiera encantado tener casos en los que todo el crimen estuviera en video. Eso simplemente no sucede tan a menudo. Pero para los jurados, puede ser muy poderoso”, dijo.

El juicio de Webster es el sexto en general. En un par de juicios sin jurado, un juez federal diferente escuchó el testimonio sin jurado antes de absolver a un acusado y absolver parcialmente a otro.

El juez federal de distrito Trevor McFadden, un candidato de Trump que absolvió a Matthew Martin de todos los cargos, dijo que era razonable que el hombre de Nuevo México creyera que la policía le permitió ingresar al Capitolio. En el primer juicio sin jurado, McFadden condenó al funcionario electo de Nuevo México Couy Griffin por ingresar ilegalmente a los terrenos restringidos del Capitolio, pero lo absolvió de participar en alteración del orden público.

Stephen Saltzburg, profesor de la Facultad de Derecho de George Washington y exfuncionario del Departamento de Justicia, dijo que puede ser difícil para los fiscales obtener condenas contra los acusados ​​que simplemente ingresaron al Capitolio y no exhibieron ningún comportamiento violento o destructivo.

“Creo que las personas con las mejores oportunidades son aquellas que dicen: ‘Estaba allí y me pasaron por encima de todos los demás’. El gobierno tendrá que tener alguna forma de demostrar que hay más que eso o el gobierno perderá”, dijo Saltzburg.

Webster trajo un arma y una bandera del Cuerpo de Marines atada a un poste de metal cuando viajó solo a Washington desde su casa en Florida, Nueva York, un pueblo aproximadamente a 70 millas al noroeste de la ciudad de Nueva York. Llevaba el chaleco antibalas que le proporcionó la policía de Nueva York, pero dice que dejó la pistola en su habitación de hotel cuando se dirigía al mitin del 6 de enero donde habló Trump.

El video de la cámara del cuerpo de la policía capturó la confrontación de Webster afuera del Capitolio con una fila de oficiales, incluido uno identificado solo como “Oficial NR” en los documentos judiciales.

El oficial anónimo del Departamento de Policía Metropolitana describió el encuentro en una declaración escrita. El oficial dijo que Webster agitó el asta de la bandera hacia él en un movimiento de corte hacia abajo, golpeó una barricada de metal y luego cargó contra él con los puños cerrados.

“Me empujó al suelo e intentó arrancarme violentamente la máscara antigás y el casco balístico. Esto me hizo ahogarme y jadear antes de que otro participante en el motín me ayudara a ponerme de pie”, escribió el oficial.

El oficial dijo que se retiró detrás de una línea policial después de que Webster lo inmovilizó contra el suelo.

“Sus acciones, ataques y ataques dirigidos me hicieron temer por mi vida y podrían haber dejado fácilmente a mi esposa y mis dos hijos pequeños sin esposo y padre”, escribió el oficial.

El abogado defensor James Monroe afirmó que el oficial anónimo hizo un gesto hacia Webster, “invitándolo a participar en una pelea”, antes de cruzar una barrera policial y golpear a Webster en la cara. Webster “usó la cantidad de fuerza que razonablemente creyó necesaria para protegerse” al derribar al oficial al suelo, dijo Monroe en un expediente judicial.

Sin embargo, Mehta dijo que el video no muestra a Webster recibiendo un puñetazo en la cara. El juez describió a Webster como un instigador.

“Fue su conducta lo que rompió el dique, al menos en esa área”, agregó Mehta.

Webster, ahora un paisajista independiente, se alistó en el Cuerpo de Marines en 1985, fue dado de baja con honores en 1989 y se unió a la policía de Nueva York en 1991. El servicio de su departamento incluyó una temporada en el detalle de seguridad privada del entonces alcalde Michael Bloomberg.

Monroe afirmó que el “oficial NR” había saltado una barrera de metal y empujó a un hombre “pacífico” que estaba cegado por el gas pimienta.

“Como ex marine estadounidense y miembro de las fuerzas del orden público, el instinto moral del Sr. Webster era proteger a los inocentes”, escribió Monroe.

La fiscal federal adjunta Hava Mirell ha argumentado que Webster debería tener un estándar más alto dada su experiencia profesional.

“Si él estuviera allí para proteger a los inocentes, entonces debería haber estado alejando a otros alborotadores de la barricada, no al revés”, dijo Mirell en la audiencia de fianza.

Webster enfrenta seis cargos, que incluyen agredir, resistir o impedir que un oficial use un arma peligrosa. Es el primer acusado de disturbios en el Capitolio en ser juzgado por un cargo de agresión. No está acusado de entrar al Capitolio.

Más de 780 personas han sido acusadas de delitos federales relacionados con disturbios. El Departamento de Justicia dice que más de 245 de ellos han sido acusados ​​de agredir o impedir el cumplimiento de la ley. Más de 250 acusados ​​de disturbios se han declarado culpables, en su mayoría de delitos menores no violentos.

Los jurados condenaron a dos alborotadores por interferir con los oficiales. Uno de ellos, Thomas Robertson, era un oficial de policía fuera de servicio de Rocky Mount, Virginia. El otro residente de Texas, Guy Wesley Reffitt, también fue declarado culpable de asaltar el Capitolio con una pistola enfundada.

El tercer alborotador del Capitolio en ser condenado por un jurado fue Dustin Byron Thompson, un hombre de Ohio que dijo que estaba siguiendo las órdenes de Trump.

“Incluso si los miembros del jurado aceptaran que (Thompson) sentía que estaba haciendo lo que quería el expresidente, eso no sería una excusa legal”, dijo McCord, el profesor de Georgetown. “Cuando los jurados pueden presenciar lo que sucedió, pueden hacer esa evaluación con relativa facilidad”.

Published by

Ignacio

Ignacio Pereti es un reconocido periodista y escritor en proceso de aprendizaje continuo.