Los proveedores de servicios de Internet abandonan el desafío de la ley de privacidad

PORTLAND, Maine (AP) — Una de las leyes de privacidad en Internet más estrictas de Estados Unidos ha resistido un desafío legal, ya que un grupo de proveedores de telecomunicaciones ha abandonado su intento de anular el estándar de Maine.

Maine creó una de las reglas más estrictas del país para los proveedores de servicios de Internet en 2020 cuando comenzó a aplicar un estándar de privacidad web de “suscripción voluntaria”. La ley impide que los proveedores de servicios usen, divulguen, vendan o proporcionen acceso a la información personal de los clientes sin permiso.

Las asociaciones de la industria demandaron rápidamente alegando que la nueva ley violaba sus derechos de la Primera Enmienda. Un juez federal rechazó ese desafío, pero continuaron las disputas legales.

Los grupos, que incluyen a los mayores proveedores de telecomunicaciones del país, solicitaron la desestimación de la demanda el 2 de septiembre, dijo el fiscal general de Maine, Aaron Frey. Frey dijo que la ley de privacidad del estado se mantuvo a pesar de los esfuerzos de un “ejército de abogados de la industria organizados contra nosotros”, y ahora otros estados pueden seguir el ejemplo de Maine.

“La Legislatura de Maine procuró sabiamente proteger a los residentes de Maine restringiendo la divulgación y el uso de su información más privada y personal”, dijo Frey.

La Legislatura de Maine aprobó el proyecto de ley, propuesto por la exsenadora estatal demócrata Shenna Bellows, quien ahora es secretaria de estado de Maine, en 2019. Los proveedores de servicios de Internet presentaron una demanda en febrero de 2020 y los abogados de Maine han estado defendiendo la ley en los tribunales desde entonces. La propuesta surgió de un esfuerzo de Maine para recuperar las reglas implementadas durante el mandato del presidente Barack Obama que fueron derogadas por el Congreso durante el mandato del presidente Donald Trump.

Los demandantes de la industria acordaron reembolsar a Maine más de $55,000 en costos incurridos para defender la ley, dijo Frey.

Los partidarios de la ley de Maine incluyen la ACLU de Maine, que presentó documentos judiciales en el caso a favor de mantener la ley en los libros. La ACLU dijo en documentos judiciales que la ley fue “estrechamente redactada para promover directamente los intereses sustanciales de Maine en la protección de la privacidad, la libertad de expresión y la seguridad de los consumidores”.

La gobernadora demócrata Janet Mills también ha defendido la ley como “sentido común”.

Maine es también el hogar de otra ley de privacidad que regula el uso de la tecnología de reconocimiento facial. Esa ley, que entró en vigor el año pasado, también ha sido citada como la más estricta de su tipo en los EE. UU.