Pocas pruebas en el sistema de migración de EE. UU.


Este artículo se vuelve a publicar aquí con permiso de La Prensa Asociada. Este contenido se comparte aquí porque el tema puede interesar a los lectores de Snopes; sin embargo, no representa el trabajo de los verificadores o editores de Snopes.

CIUDAD DE GUATEMALA (AP) – El hecho de que la administración Trump no haya evaluado a todos, excepto a un pequeño porcentaje de inmigrantes detenidos, por el nuevo coronavirus puede estar ayudando a su propagación a través del extenso sistema de centros de detención de los Estados Unidos y luego a América Central y otros lugares a bordo de vuelos de deportación regulares. , dijeron los defensores de los inmigrantes el viernes.

A más de 1,600 deportados de los Estados Unidos a Guatemala durante el último mes se les permitió ir a sus hogares y ponerse en cuarentena voluntaria y no forzada. Están aumentando los temores de que puede haber sembrado el país con un número incalculable de casos no detectados, lo que aumenta la vulnerabilidad de la nación centroamericana a la pandemia.

Las autoridades estadounidenses tomaron las temperaturas de los pasajeros antes de la salida, y los funcionarios guatemaltecos los revisaron para detectar tos, fiebre y otros síntomas a la llegada. A aquellos con posibles síntomas de COVID-19 se les examinaría la mucosa y la saliva, pero los deportados aparentemente sanos no se sometieron a pruebas y se les permitió regresar a casa incluso si llegaban en un vuelo con personas enfermas.

Los expertos en salud dicen que fue muy arriesgado porque muchas personas infectadas nunca muestran síntomas, pero aún son altamente contagiosas. Los trabajadores del aeropuerto y al menos un miembro de la familia de un deportado han dado positivo por coronavirus en Guatemala y se cree que han sido infectados por migrantes que regresaron, dijo el Dr. Edwin Asturias, epidemiólogo de la Universidad de Colorado que es de Guatemala y mantiene un contacto cercano con la salud. autoridades allí.

“Está claro que los deportados se han infectado y sin las medidas de seguridad adecuadas en el mismo espacio aéreo con otras personas”, dijo Asturias. “Como estamos viendo, este tipo de deportación está produciendo contagio en Guatemala”.

Solo el lunes Guatemala comenzó a evaluar a todos los pasajeros que habían compartido un vuelo con alguien confirmado como positivo. El mismo día, un avión que transportaba a 76 personas llegó en un vuelo de ICE desde Alexandria, Louisiana. Un migrante que se sentía enfermo fue examinado y se encontró que estaba infectado, lo que llevó a exámenes para todos los demás en el vuelo. Cuarenta y tres dieron positivo a pesar de no mostrar signos de enfermedad y ahora estaban en cuarentena médica, dijeron las autoridades.

“Es muy preocupante porque estos adultos y niños están siendo deportados de lugares con altos niveles de contagio”, dijo Leonel Dubón, director de Refuge for Childhood, un centro para deportados jóvenes y vulnerables en Guatemala.

ICE ha restringido el movimiento de cientos de detenidos en los Estados Unidos después de que se sospechaba que entraban en contacto con una persona infectada, según entrevistas con detenidos y abogados. La agencia no confirmó de inmediato cuántas personas están aisladas, pero hasta el momento se han identificado 105 casos en al menos 25 centros de detención.

Un funcionario del Departamento de Seguridad Nacional que habló bajo condición de anonimato para analizar los procedimientos internos dijo que Estados Unidos no evalúa a todos los que están bajo custodia de inmigración porque hay un número limitado de pruebas disponibles no solo para ICE sino también en todo el mundo.

“Solo estamos probando a personas que tenemos razones para creer que pueden tener la enfermedad debido a síntomas o contacto cercano con personas con síntomas”, dijo el funcionario.

En el Centro Correccional de Richwood en Monroe, Louisiana, se han confirmado tres casos y decenas de detenidos están bajo llave. Un detenido guatemalteco que tiene COVID-19, Diego Ortiz García, dijo el viernes que está confinado en un dormitorio con otras 20 personas sospechosas de tener el virus.

Otro de los detenidos de Richwood infectado, Salomon Diego Alonzo, fue hospitalizado el jueves. Según su abogada, Veronica Semino, Alonzo fue llevado allí poco después de que un guardia le dijo a un juez de inmigración que “no tiene la capacidad pulmonar” para hablar durante una audiencia que escuchó a distancia, por teléfono.

Hasta ahora no ha habido ningún caso documentado del virus entre deportados a otros países en la región del Triángulo Norte de América Central.

En El Salvador, más de 800 llegaron durante el último mes y fueron puestos en cuarentena por 30 días. El presidente Nayib Bukele dijo en un comunicado a AP que el 70 por ciento ha sido probado sin que ninguno vuelva a ser positivo. Las pruebas están pendientes para el resto.

Honduras también continúa recibiendo vuelos de deportación de los EE. UU., Y aunque los funcionarios no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios, los defensores de los migrantes dijeron que no estaban al tanto de ninguna prueba positiva.

Sin embargo, eso no ha aliviado las preocupaciones en toda la región.

“Cada avión que llega con deportados es una alarma para las comunidades de nuestros países”, dijo César Ríos, director del no gubernamental Instituto Salvadoreño de Migración.

ICE ha dicho que 25 empleados en centros de detención de Estados Unidos han dado positivo, incluidos 13 en una instalación de mudanzas en el aeropuerto de Alejandría, que ha enviado al menos 17 vuelos a Guatemala este año. No ha dicho cuántas de las 32,000 personas en detención de inmigrantes en los Estados Unidos han sido analizadas para detectar el virus.

Los abogados de detenidos han alertado sobre los riesgos de mantener a las personas cerca en medio del brote. Aproximadamente la mitad de los detenidos por ICE no tienen antecedentes penales, aparte de una violación de inmigración, y los defensores cuestionan si estas personas necesitan estar bajo custodia dada la crisis.

A pesar de detener brevemente dos veces los vuelos de deportación, Guatemala ha estado recibiendo aproximadamente uno por día con aproximadamente 50 a 100 personas de una variedad de centros de detención de los Estados Unidos durante el último mes, una fuerte reducción del ritmo normal. Guatemala detuvo nuevamente los vuelos de deportación el jueves por la noche en lo que el ministro de Asuntos Exteriores llamó una pausa temporal.

ICE dijo que una vez que las pruebas de los pasajeros en el vuelo del lunes sean revisadas y confirmadas, decidirá si necesita reevaluar los protocolos médicos.

La Dra. Michele Heisler, profesora de medicina interna de la Universidad de Michigan, dijo que la práctica de ICE de detectar a los deportados con fiebre es “absolutamente inadecuada” y que sería mejor evaluarlos a todos.

Con una población de 17.2 millones, Guatemala tenía 207 casos confirmados hasta el viernes por la tarde.

“Guatemala estará abrumada”, dijo Heisler. “Ya tienen un sistema de salud muy frágil. Desde una perspectiva médica y de salud pública, esto es increíblemente irresponsable de nuestro país “.

Published by

Ignacio

Ignacio Pereti es un reconocido periodista y escritor en proceso de aprendizaje continuo.