Primer ministro iraquí sobrevive intento de asesinato con drones

BAGDAD (AP) – El primer ministro de Irak, Mustafa al-Kadhimi, sobrevivió a un intento de asesinato con drones armados que atacaron su residencia la madrugada del domingo y las autoridades dijeron que estaba ileso. El ataque fue una escalada importante en medio de las tensiones provocadas por la negativa de las milicias respaldadas por Irán a aceptar los resultados de las elecciones parlamentarias del mes pasado.

Dos funcionarios iraquíes dijeron a The Associated Press que siete de los guardias de seguridad de al-Kadhimi resultaron heridos en el ataque con dos drones armados que ocurrió en el área de la Zona Verde fuertemente fortificada de Bagdad. Hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a dar declaraciones oficiales.

“Estoy bien y entre mi gente. Gracias a Dios ”, tuiteó el primer ministro poco después del ataque. Pidió calma y moderación, “por el bien de Irak”.

Más tarde apareció en la televisión iraquí, sentado detrás de un escritorio con una camisa blanca, luciendo tranquilo y sereno. “Los ataques cobardes con cohetes y drones no construyen patrias ni construyen un futuro”, dijo.

En un comunicado, el gobierno dijo que un dron cargado de explosivos intentó atacar la casa de al-Kadhimi. Los residentes de Bagdad escucharon el sonido de una explosión seguida de fuertes disparos desde la Zona Verde, que alberga embajadas extranjeras y oficinas gubernamentales.

El comunicado emitido por los medios estatales dijo que las fuerzas de seguridad estaban “tomando las medidas necesarias en relación con este intento fallido”.

No hubo reclamo inmediato por el ataque. Se produce en medio de un enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y las milicias chiítas pro Irán, cuyos partidarios han acampado fuera de la Zona Verde durante casi un mes después de que rechazaron los resultados de las elecciones parlamentarias de Irak en las que perdieron alrededor de dos tercios de sus escaños.

“El intento de asesinato es una escalada dramática, cruzando una línea de una manera sin precedentes que puede tener repercusiones violentas”, escribió Ranj Alaaldin, miembro no residente de Brookings Institution, en una publicación en Twitter.

Las protestas se volvieron mortales el viernes cuando los manifestantes intentaron ingresar a la Zona Verde. Las fuerzas de seguridad utilizaron gases lacrimógenos y munición real. Hubo un intercambio de disparos en el que resultó muerto un manifestante afiliado a las milicias. Decenas de fuerzas de seguridad resultaron heridas. Al-Khadimi ordenó una investigación para determinar qué provocó los enfrentamientos y quién violó las órdenes de no abrir fuego.

Algunos de los líderes de las facciones de milicias más poderosas leales a Irán culparon abiertamente a al-Kadhimi por los enfrentamientos del viernes y la muerte del manifestante.

“La sangre de los mártires es hacerte responsable”, dijo Qais al-Khazali, líder de la milicia Asaib Ahl al-Haq, dirigiéndose a al-Kadhimi en un funeral celebrado por el manifestante el sábado. “Los manifestantes solo tenían una demanda contra el fraude en las elecciones. Responder así (con fuego real) significa que usted es el primer responsable de este fraude “.

Al funeral asistieron líderes de las facciones, en su mayoría chiítas respaldadas por Irán, que en conjunto se conocen como Fuerzas de Movilización Popular, o Hashd al-Shaabi en árabe.

Abu Alaa al-Walae, comandante de Kataib Sayyid al-Shuhada, en un tuit aparentemente dirigido a al-Kadhimi que no lo nombraba le dijo que se olvidara de otro término.

Al-Kadhimi, de 54 años, fue el exjefe de inteligencia de Irak antes de convertirse en primer ministro en mayo del año pasado. Las milicias lo consideran cercano a Estados Unidos y ha tratado de equilibrar las alianzas de Irak con Estados Unidos e Irán. Antes de las elecciones, fue anfitrión de varias rondas de conversaciones entre los enemigos regionales Irán y Arabia Saudita en Bagdad en un intento por aliviar las tensiones regionales.

Ali Shamkhani, secretario del consejo de seguridad nacional de Irán, dijo indirectamente en un tuit el domingo que Estados Unidos estaba detrás del ataque.

El asalto a al-Kadhimi “es una nueva sedición que debe remontarse a los think tanks extranjeros, que no han traído más que inseguridad, discordia e inestabilidad al pueblo iraquí oprimido a través de la creación y el apoyo de grupos terroristas y la ocupación de este país durante años, ” él dijo.

Estados Unidos denunció enérgicamente el ataque.

“Este aparente acto de terrorismo, que condenamos enérgicamente, fue dirigido al corazón del estado iraquí”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

“Estamos en estrecho contacto con las fuerzas de seguridad iraquíes encargadas de defender la soberanía e independencia de Irak y les hemos ofrecido nuestra ayuda mientras investigan este ataque”, agregó.

El presidente de Egipto, Abdel Fattah el-Sissi, también condenó el intento de asesinato. Escribiendo en Facebook, llamó a todas las partes en Irak a “calmarse, renunciar a la violencia y unir fuerzas para preservar la estabilidad del país”.

Arabia Saudita emitió una declaración de apoyo a la estabilidad en Irak y dijo que condenaba enérgicamente el “cobarde ataque terrorista que tuvo como objetivo al primer ministro de Irak”.

Estados Unidos, el Consejo de Seguridad de la ONU y otros han elogiado las elecciones del 10 de octubre, que fueron en su mayoría libres de violencia y sin grandes problemas técnicos.

Pero luego de la votación, los partidarios de la milicia levantaron tiendas de campaña cerca de la Zona Verde, rechazando los resultados de las elecciones y amenazando con violencia a menos que se cumplieran sus demandas de recuento.

Las afirmaciones infundadas de fraude electoral han ensombrecido la votación. El enfrentamiento con los partidarios de la milicia también ha aumentado las tensiones entre las facciones chiítas rivales que podrían desembocar en violencia y amenazar la estabilidad relativa recién descubierta de Irak.

La elección se celebró meses antes de lo programado en respuesta a las protestas masivas a fines de 2019, en las que decenas de miles de personas en Bagdad y en las provincias del sur, predominantemente chiítas, se manifestaron contra la corrupción endémica, los servicios deficientes y el desempleo. También protestaron contra la injerencia de mano dura del vecino Irán en los asuntos de Irak a través de las milicias respaldadas por Irán.

Las milicias perdieron algo de popularidad desde la votación de 2018, cuando obtuvieron grandes logros electorales. Muchos los responsabilizan de reprimir las protestas de 2019 y de desafiar la autoridad del estado.

Los mayores avances los logró el influyente clérigo chií Muqtada al-Sadr, que ganó el mayor número de escaños parlamentarios, 73 de 329. Si bien mantiene buenas relaciones con Irán, al-Sadr se opone públicamente a la interferencia externa en los asuntos iraquíes.

Published by

Ignacio

Ignacio Pereti es un reconocido periodista y escritor en proceso de aprendizaje continuo.