Este artículo se vuelve a publicar aquí con permiso de La conversación. Este contenido se comparte aquí porque el tema puede interesar a los lectores de Snopes; sin embargo, no representa el trabajo de los verificadores o editores de Snopes.


Con perspectivas de una vacuna COVID-19 buscando, la atención también se está volviendo al problema de ideas anti-vax. Según una encuesta reciente, uno de cada seis británicos rechazaría una vacuna COVID-19 cuando esté disponible. Aunque la vacilación de la vacuna es un problema complejo con múltiples causas, el número de teorias de conspiracion circulando por el coronavirus no ayudan.

La lucha contra las teorías de conspiración relacionadas con COVID-19 se librará en múltiples frentes. Requiere un amplia campaña de salud pública y para que las empresas de medios sociales controlen la difusión de la desinformación. Pero todos podemos participar en este esfuerzo. La mayoría de las personas conocerán a alguien que haya sucumbido a las teorías de conspiración sobre la crisis actual.

he estado investigando teorías de conspiración por más de dos décadas y he hablado con muchos creyentes. Aquí están las seis reglas que uso para hablar con los teóricos de la conspiración en un esfuerzo por cambiar de opinión.

1. Reconocer la escala de la tarea.

Hablar con personas que respaldan las teorías de conspiración es inherentemente difícil. Simplemente presentar evidencia o señalar contradicciones lógicas en el argumento conspirador rara vez es suficiente. Las teorías de conspiración son, por definición, irrefutable.

Los creyentes consideran que la falta de evidencia de una conspiración, o una prueba positiva contra su existencia, es evidencia de la astucia de quienes están detrás de la trama y de su capacidad para engañar al público. Así que ármate de paciencia y prepárate para fallar.

2. Reconocer la dimensión emocional.

Las teorías de conspiración seducen no tanto por el poder de la discusión, sino por la intensidad de las pasiones que despiertan. Las teorías de conspiración subyacentes son sentimientos de resentimiento, indignación y desencanto sobre el mundo. Son historias sobre el bien y el mal, tanto como sobre lo que es verdad.

Esto le da a las teorías de conspiración una fuerte dimensión emocional. Los ánimos pueden estallar y las conversaciones se convierten en gritos. Es importante evitar que esto suceda. Esté preparado para reducir la situación y mantener el diálogo sin necesariamente ceder terreno.

3. Descubre lo que realmente creen

Antes de tratar de persuadir a alguien, descubra la naturaleza y el contenido de sus creencias. Cuando se trata de teorías de conspiración, el mundo no está dividido en “creyentes” y “escépticos”: hay mucho en el medio.

Una minoría de creyentes comprometidos trata las teorías de conspiración como la verdad literal y son particularmente resistentes a la persuasión. Muchos otros tal vez no se vean a sí mismos como “creyentes”, pero están dispuestos a aceptar que los teóricos de la conspiración podrían estar en algo y al menos están haciendo las preguntas correctas. Establecer la naturaleza precisa y el alcance de la creencia de alguien le permitirá adaptar mejor su respuesta.

La antena 5G no tiene nada que ver con el coronavirus.
Shutterstock.com

Además, intente averiguar qué teoría de conspiración específica respaldan. Lo es 5G o Bill Gates que creen que está detrás del coronavirus? ¿O ambos? ¿Qué videos o sitios web han visto? Una vez que se entere, reúna la mayor cantidad de evidencia que pueda confirmar de fuentes confiables, incluidos múltiples sitios web independientes de verificación de hechos.

La investigación de antecedentes lo ayudará a enfocar la discusión en el fondo de las afirmaciones. Nunca cuestione la inteligencia o el sentido moral de alguien, ya que esta es la forma más rápida de finalizar una conversación.

4. Establecer un terreno común

Uno de los principales problemas con las teorías de la conspiración es que no se limitan a los delincuentes políticos o extremistas con sombrero de papel de aluminio. En tiempos de crisis e incertidumbre, pueden contaminar la cosmovisión de personas razonables.

Las teorías de conspiración hacen que la realidad parezca menos caótica, y aprovechan preocupaciones más amplias, a menudo bien fundamentadas sobre el mundo, como la concentración del poder financiero y político, la vigilancia masiva, la desigualdad o la falta de transparencia política. Entonces, cuando hable sobre teorías de conspiración, comience por reconocer estas preocupaciones más amplias y restrinja su discusión sobre si las teorías de conspiración pueden proporcionar una respuesta adecuada o significativa.

Muchas personas llegan a las teorías de conspiración a través de una curiosidad genuina, aunque equivocada, sobre cómo darle sentido al mundo. A veces se ven a sí mismos como escépticos saludables e investigadores autodidactas en problemas complejos. Evita criticar o burlarte de esto. En cambio, preséntelo como algo que, en principio, valora y comparte. Su objetivo, después de todo, no es hacerlos menos curiosos o escépticos, sino cambiar lo que sienten curiosidad o escepticismo sobre ellos.

La mayoría de los teóricos de la conspiración no se ven así.
Shutterstock

Las teorías de conspiración a menudo suenan convincentes porque comienzan con la exposición detallada de hechos científicos o históricos creíbles. El problema es que estos hechos y argumentos conducir a conclusiones extraordinarias.

Los núcleos de verdad en los que se basan las teorías de la conspiración son un sólido punto de partida para una discusión. El acuerdo en al menos algunos de los hechos le permitirá concentrarse en el salto de la imaginación que permite que dos y dos hagan cinco.

5. Desafía los hechos, valora su argumento

Desacreditar las teorías de conspiración requiere un enfoque doble. El primero implica pruebas desafiantes y sus orígenes. Aborde reclamos específicos y discuta qué constituye una fuente creíble. Ofrezca ver la evidencia en conjunto, incluso en sitios web de verificación de hechos.

Si está hablando con un creyente acérrimo, probablemente ni siquiera se involucrarán con usted en esto. Pero si aún no han caído por la madriguera del conejo, podrían hacerlo, y esto puede llevarlos a comenzar a cuestionar sus puntos de vista.

El segundo enfoque implica desafiar la relevancia y el valor del caso conspiracionista en general. Es posible que desee señalar que a lo largo de la historia, las teorías de la conspiración se han quedado cortos.

Por ejemplo, las antiguas reclamaciones de Negacionistas del SIDA que los medicamentos antirretrovirales son más dañinos que el VIH no solo fueron refutados, sino que contribuyeron a cientos de miles de muertes en el África subsahariana. Teorías más recientes e igualmente infundadas sobre el vacuna contra la polio que causa esterilidad condujo directamente al resurgimiento de la enfermedad en Nigeria, Pakistán y Afganistán.

Las reclamaciones relacionadas con COVID-19 pertenecen al mismo género. Establecer estas teorías de conspiración en su contexto histórico puede demostrar que no ofrecen nada nuevo y no hacen las preguntas correctas sobre la pandemia y sus causas. Esto podría alentar a la persona a dirigir su curiosidad y escepticismo hacia preocupaciones más valiosas.

6. Finalmente, sea realista

Por supuesto, no hay garantía de que este consejo sea efectivo. No hay argumentos incontestables o estrategias a prueba de fallas que siempre conviertan a un teórico de la conspiración en escepticismo. Por lo tanto, establezca expectativas realistas. El objetivo de hablar con los teóricos de la conspiración no es convertirlos, sino sembrar dudas sobre un argumento y, con suerte, permitirles construir gradualmente resistencia a su atractivo seductor.


Jovan Byford, Profesor Titular de Psicología, La universidad abierta

Este artículo se republica de La conversación bajo una licencia Creative Commons. Leer el artículo original.

By Ignacio

Ignacio Pereti es un reconocido periodista y escritor en proceso de aprendizaje continuo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.