Conoce a Hank Butitta, un estudiante graduado en arquitectura.

A Hank le molestaban dos cosas: proyectos que se olvidaban al completarse, y pagar por un alquiler excesivo.

Entonces, pensó en el proyecto del bus y compro uno por 3000 dólares.

“Este proyecto era una manera de enseñar que construir una pequeña estructura con detalles simples tenía mucho más valor que dibujar un complejo proyecto que es solo teórico y nadie entiende realmente.”

Las renovaciones costaron casi 6000 dólares.

“El bus se compró por 3000 dólares en Craiglist y se gastó unos 6000 en mejorarlo. No es calderilla, pero es menos que lo que te cuesta una casa.

Aquí podéis ver las camas en acción. El diseño de Hank aprovecha al máximo el estrecho espacio.

La exclusiva casa sobre ruedas de Hank está equipada con todo lo necesario. Incluidas dos camas, una pequeña cocina y un baño. El suelo está hecho con parque reciclado de un gimnasio.

La cama definitiva… porque nunca sabes cuando vas  a hacer nuevos amigos durante tu viaje.

El sitio más bonito de todos es sin duda el asiendo del tejado.

Aquí está el asiento del conductor. El bus sigue siendo completamente funcional como vehículo!

 

By Ignacio

Ignacio Pereti es un reconocido periodista y escritor en proceso de aprendizaje continuo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.