¿Este Trump Tweet Echo ‘Mein Kampf’?


Como Ley de Godwin predeciría, todos los presidentes de EE. UU. en la historia reciente han terminado siendo comparado con Adolf Hitler por algunos críticos, y el presidente Donald Trump no es una excepción a esa regla.

Ciertamente, los constantes ataques de Trump contra los medios de comunicación estadounidenses han generado muchas comparaciones hitlerianas, incluido el siguiente tweet que presentó una de las diatribas contra la prensa de Trump como “traducción de Mein Kampf”:

Podemos verificar que las palabras citadas se atribuyan correctamente a sus respectivos autores.

La denuncia de Trump de que gran parte de lo que informa la prensa estadounidense es “FALSAS NOTICIAS, impulsar una agenda política o simplemente tratar de lastimar a la gente” proviene de un tuit del 16 de agosto de 2018:

La declaración a la derecha proviene del manifiesto autobiográfico de Hitler de 1925 “Mein Kampf”, que comenzó mientras estaba encarcelado por su parte en un fallido golpe de estado en Munich, Baviera, en noviembre de 1923. Aunque el trabajo de Hitler está sujeto a los caprichos de la traducción (desde que Hitler escribió en alemán), el pasaje anterior aparece redactado en el Capítulo 11 de “Mein Kampf” en al menos un idioma inglés Traducción:

Mediante la creación de una prensa cuyo contenido se adapta al horizonte intelectual de las personas menos educadas, la organización política y sindical finalmente obtiene la institución agitadora por la cual los estratos más bajos de la nación maduran para los actos más imprudentes. Su función no es sacar a las personas del pantano de una mentalidad básica a una etapa superior, sino atender a sus instintos más bajos. Dado que las masas son tan flojas mentalmente como a veces presuntuosas, este es un negocio tan especulativo como rentable.

Es esta prensa, sobre todo, la que libra una lucha positivamente fanática y difamatoria, derribando todo lo que puede considerarse como un apoyo a la independencia nacional, la elevación cultural y la independencia económica de la nación.

Sobre todo, afecta a los personajes de todos aquellos que no cederán ante la presunción judía de dominar, o cuya habilidad y genio en sí mismos parecen ser un peligro para el judío. Para ser odiado por el judío no es necesario combatirlo; no, es suficiente si sospecha que alguien podría concebir la idea de combatirlo en algún momento o que, con la fuerza de su genio superior, aumenta el poder y la grandeza de una nacionalidad hostil al judío.

Otro traducciones proporciona una redacción ligeramente diferente, pero la esencia es la misma:

Pero es la prensa, sobre todo, la que ahora, en una lucha verdaderamente fanática de calumnia, se burla de todo lo que podría considerarse como el apoyo de la independencia nacional, la altura cultural y la autodependencia económica de la nación.

Hasta qué punto las dos declaraciones presentadas anteriormente se parecen entre sí es una cuestión subjetiva, pero muchos críticos, como el abogado de derechos civiles Burt Neuborne, han establecido paralelismos entre los ataques de Trump y Hitler contra la prensa convencional:

[Hitler and Trump] incesantemente ataca la verdad objetiva. “Tanto Trump como Hitler mantuvieron un asalto implacable contra la idea misma de la verdad objetiva”. [Neuborne says]. “Cada uno comenzó el asalto tratando de deslegitimar a la prensa convencional. Hitler acuñó rápidamente el epíteto Lügenpresse (literalmente “prensa mentirosa”) para denigrar a la prensa convencional. Trump utiliza una paráfrasis del epíteto de la prensa mentirosa de Hitler – “noticias falsas” – citado, sin duda, de uno de los discursos de Hitler. Para Trump, la prensa convencional es una “prensa mentirosa” que publica “noticias falsas”. Hitler atacó a sus oponentes al difundir información falsa para socavar sus posiciones, dice Neuborne, así como Trump ha atacado a las “élites” por difundir noticias falsas …

Atacan implacablemente a los principales medios de comunicación. Los asaltos de Trump a los medios de comunicación se hacen eco de los de Hitler, dice Neuborne, y señala que “ataca repetidamente el” New York Times que falla “, lleva a las multitudes a cantar” CNN apesta ” [and] es personalmente hostil a la mayoría de los reporteros “. Cita la negativa de la Casa Blanca a enarbolar la bandera a media asta después del asesinato de cinco periodistas en Annapolis en junio de 2018, los esfuerzos de Trump para castigar a CNN bloqueando la fusión de su matriz corporativa e intentando revocar los contratos federales del Servicio Postal en poder de Amazon, que fue fundada por Jeff Bezos, quien también es dueño del Washington Post.