En 2018, una mujer de 30 años de Toronto, Canadá, sobrevivió a un disparo a corta distancia gracias a su implante mamario de silicona. Los médicos creen que el implante desvió la bala de sus órganos vitales, y su única lesión fue una costilla fracturada.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.